Hemeroteca:


Octubre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
       

Publicado: 02/02/2005


 

PLEBISCITO ZAPATERÍL


Al PP le falta cintura y una vez más le ha tomado la delantera el PSOE, de modo que ha tenido que adherirse a la opción del Referendum para no quedar menos europeo. No sabemos si es mejor el o el no, pero nos han desconcertado entre unos y otros. Las huestes zapateriles por convocar una consulta popular que nadie demanda, que no nos exige Bruselas, que no es necesaria y que no es vinculante. Una consulta sobre nada, porque no es, como parecen vendernos, la aceptación de una Constitución, sino la toma en consideración de un Tratado por el que se establece una Constitución. Una cosa rara. Porque vamos a ver: ¿se trata del asentimiento de los ciudadanos a un texto constitucional? No. Se trata de un Tratado. Y los tratados los pactan los estados, no los ciudadanos. Cada dos por tres firma tratados España con los Estados Unidos, con la Santa Sede, con Francia... ¿Han sometido esas decisiones alguna vez a nuestro criterio? No. ¿Piensan hacerlo de ahora en adelante? Tampoco. ¿A qué estamos jugando entonces?

Eso por lo que respecta al Gobierno y al partido que lo sustenta. Pero he aquí que cuando el reaccionario insolidario de don Valeriano Giscard d'Estaign promovió las condiciones previas para erigir su esplendoroso edificio jurídico que superase el Tratado de Niza, la tropa popular encabezada por el señor Aznar alertó de que se nos había escamoteado poder y capacidad de decisión, de modo que pretendió oponerse al cambalache. Mas cuando parecía lograrlo perdió las elecciones y ZP, fiel a su principio político sospechosamente acrítico, según el cual ''lo que hacen mis oponentes esta mal hecho siempre'', le dijo a Berlusconi que bueno, que no era preciso que el nuevo Tratado se firmase en Madrid como proponía la Comisión, así que se firmó en Roma. Y a franceses y alemanes que lo redactasen como les gustase más. Gratis. Sin nada a cambio. Eso es talante, eso es conciencia democrática, eso es compromiso de izquierdas, eso es ejemplar antifascismo militante. Da gusto dialogar con él. Da gusto tener un hijo de él, que todo se andará.

No iba a ponerse por esas chiquilladas. Como había de decir meses más tarde, lo mismo da que Cataluña, Galicia y Euskadi -el naciente Imperio de Galeuska- sean regiones, principados como Andorra, condados, nacionalidades o naciones. Eso son gilipolleces de leguleyo, aunque él les da un trato respetuoso de naciones soberanas por si acaso, muy contrario al que le merece España, que es la provincia de la que habría de sentirse responsable.

Pues bien, pese a aquella disparidad de criterios, el PP vota sí. Pero no esperen una explicación de su contenido. Toda la campaña consiste en la lectura de propósitos genéricos por constitucionalistas tan reputados como Johan Cruyff, Miguel Ríos, Luis del Olmo, Ramoncín, Iñaki Gabilondo y unos desconocidos niños balbucientes. Eso es todo. Eso y unas fotografías de cómo los marroquíes cumplen sus compromisos deteniendo en la frontera a unos hombres asustados de raza negra, para que sean sólo ellos quienes invadan la Península y las Islas, y que el PSOE alcance el millón de votos que siempre le hacen falta. Es la vieja obsesión del astuto Rubalcaba.

Está bien, votaremos ¿pero por qué tanta prisa?

Darío Vidal

02/02/05

 

       Plebiscito zapateril (02/02/2005 04:24)