Hemeroteca:


Septiembre 2020
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
   
     

Publicado: 30/10/2004


 

NEGOCIAR CON ZAPATERO


Da gusto negociar con Rodríguez Zapatero. Zapatero es una persona sin aristas; un político de peluche, suave, tierno, manso, dulce, dócil y pastueño. Un dirigente atribulado, con la calavera de Hamlet en las manos. Tal vez un hombre bueno, pero inútil. Inútil para el menester al que se postuló cuando la Secretaría General. Si hubiese sido mujer, ríanse del coño de la Bernarda porque no habría pasado cristiano sin entrar. Mas como todas las cosas buenas tienen un lado malo, al ciudadano Zapatero le pierde su idea del ''talante''. No comprende que el talante es una disposición pero no una bandera blanca. Y negociar es discutir, pero no rendirse.

Verdad es que resulta más amable que aquel Aznar ceñudo, roqueño, cetrino y obcecado, de bigote charlohitleriano, prosodia dura, sintaxis cortante y frases escupidas, que agredía incluso al sonreir. Pero que inspiraba confianza. Este presidente, en cambio, nos da miedo porque en cuatro años es capaz de dejar a España hecha unos zorros, o menos que eso aún, a cambio de sobrevivir. Aunque a este paso va a terminar siendo presidente de nadie, o de nada. Y no se sabe a qué territorios atañerá la próxima convocatoria de elecciones, si se descuentan el País Vasco, Cataluña, Galicia, Valencia, El Rincón de Ademúz, y lo que se erosione y desmigaje hasta entonces.

Fué a Galicia y arregló el ''chapapote'' pagando el Gobierno de su rival; en plena crisis de Perejil se fue a Rabat a charlar con el amigo de Felipe para decirle que estaba con él, que no hiciera caso a Aznar que era un patriota histérico y que él lo arreglaría todo cediéndole el Islote porque nosotros teníamos más.

En los astilleros de Izar ha dicho que no se inquiete nadie porque no se van a cerrar y no va a haber despidos: que no se preocupen por la falta de contratos porque ya se firmarán, aunque salgan más caros que los coreanos. Y cuando en Bruselas le han dicho que no se le ocurra pagar las nóminas con subvenciones, ha respondido que no se inquieten, que él va a arreglarlo. Hace seis meses dijo en Aragón que iba a ocuparse de su déficit de infraestructuras y su incomunicación y se opuso a los trasvases, pero hoy, ahora, estos días, se están haciendo catas para comenzar el pantano de Biscarrués junto a los monumentales Mallos de Riglos.

Antes, tras renegar solemnemente de la participación de nuestras tropas en las guerras inspiradas por el imperialismo petrolífero, ordenó repatriar en un alarde de coherencia a las de Iraq, aunque envíó más unidades a Afganistán. Pero eso fué porque Bush no quiso recibirlo en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, porque si llegan a cruzar una sonrisa le envía el ''Principe de Asturias'' al Golfo Pérsico.

Ahora volvemos a negociar con Inglaterra. Y uno piensa: ''Ya sé: para tratar del estatuto de Gibraltar''. Pues no, nada de eso. Moratinos ha dicho que no renunciamos a Gibraltar, pero que la descolonización puede esperar. Y lo mismo sucede con el Plan Backer para conceder la soberanía al Sahara, si quiere Argelia, lo permite Marruecos y no se interpone Francia. A los políticos pragmáticos les traen sin cuidado las palabras. ''Oiga, se ha puesto usted mi chubasquero''. ''Sí, ya lo sé, pero ¿verdad que me lo deja?''

Así es que Gibraltar es nuestro pero se lo dejamos a Inglaterra, y Ceuta y Melilla son nuetros pero, si queremos, se las podemos dejar a Marruecos.

Da gusto negociar con Zapatero. ¡Viva Zapata!

Darío Vidal

30/10/04

 

       Negociar con Zapatero (30/10/2004 01:46)


Publicado: 29/10/2004


 

EL DAÑO POR EL DAÑO



¿Hay alguien por ahí?

Disculpen este silencio y la contrariedad que pueda haberles causado mi aparente deserción. No tengo la culpa. No es achacable a mi voluntad, sino al capricho de un ''cracker'' que ha entrado para desbaratarlo todo como un elefante en una cacharrería, por nada, por gusto, por el simple placer de destruir.

Es preciso tener poco que hacer, carecer de horizonte y estar falto de proyectos para dedicar el tiempo corto e irrecuperable que la vida nos otorga, no en realizar el propio proyecto sino en procurar abortar la labor y acallar la voz de los demás. Pero quien no tiene energía para crear, da suelta a su resentimiento abortando el trabajo de los otros. Se trata de gente enmascarada, gente sin rostro que se mueve en la sombra y carece de nombre. Ellos mismos se castigan a la ocultación y la nada: reconocen por sí que no son nadie. Y la huella que dejan de su paso es un hondo vacío. Sus existencias no ofrecen nada a la comunidad: no dan porque sustráen; no aportan puesto que parasitan; no enriquecen sino que entorpecen y lastran por mero resentimiento, por puro rencor, incapaces de remontar su sentimiento de inferioridad y de fracaso.

Ignoro cuándo volveremos a hallarnos, aunque espero no tardar.

Me asomo ésta vez al espacio común, gracias a la amabilidad y el favor de un internauta que me ha prestado ayuda para que sepan por qué no me hallan ustedes en la red, mientras trabajan para recomponer el sistema con objeto de que pronto podamos encontrarnos nuevamente.

Quienes no recuperarán su dañada autoestima ni lograrán trazarse un camino son los incapaces de remontar la distancia entre sus aspiraciones y sus posibilidades, que, incapaces de asumir sus limitaciones, escogen hacer daño gratuitamente por hacer daño. Una maldad estéril.

Darío Vidal




 

       El daño por el daño (29/10/2004 23:55)


Publicado: 26/10/2004


 

JUNTA DE LIBERTAD


Una hilera de rojas luminarias avanzaba en la penumbra hacia el pedestal en que unas muchachas acababan de dejar sus ramos de flores frescas, después de ascender por la escalinata de la Iglesia en una solemne procesión láica. La plaza toda de Villanueva de Sijena es un pretexto para que se erija el templo que la preside. Una tosca construcción del primer gótico construída con sillares y sillarejos de esa dulce arenisca rosada de los Monegros.

El chato campanario coronado por una cúpula lombarda, da amparo a dos enormes nidos sobre los que las cigüeñas trenzan en el cristalino cielo azul del atardecer su elegante rúbrica de pendolista.

Silencio. Los vecinos agrupados en la plaza contemplan e intervienen recogidos en esta ceremonia misteriosa, que aún sin pretenderlo tiene un inevitable acento litúrgico. En la mudez respetuosa que envuelve el pueblo, apenas se oye el tenue deslizarse de los pies y una lejana música que evoca el sacrificio del ''hereje''. Y en el aire contenido de este otoño primaveral y tibio, una atmósfera opresiva nos hace sentir a todos culpables de la muerte del hombre, mientras depositamos las llamas titilantes ante Miguel de Villanueva, Miguel Servet, físico, médico, teólogo, reformador religioso, astrónomo, astrólogo, filósofo y humanista, sabio descubridor de la circulación menor de la sangre y crítico con el dogma de la Trinidad, apodado por él mismo ''Revés'' en una premonitoria burla macabra.

Las campanas tocaban a muerto recordando la pasión y acabamiento de Miguel Servet, español de Aragón (''ex Aragonia hispanus''), portando en las manos temblorosas el recien firmado Manifiesto de Sijena en homenaje póstumo de aquel coloso del pensamiento, que tras ser quemado ''en efigie'' por la Inquisición romana fué torturado y quemado en la pira por decisión personal de Calvino, con leña húmeda y a fuego lento, en la ginebrina colina de Champel frente al lago Leman y los Alpes, sin querer retractarse de que Cristo era ''Hijo de Dios eterno'', más no ''Hijo eterno de Dios''.

En esta vía dolorosa 450 años posterior, no estuvo Farel a su costado pero le acompañaban el catedrático de la City University de Nueva York, Angel Alcalá, autor de una primorosa edición crítica de su Obra Completa que aparece estos días; el teólogo Luís Betés; José Bada, filósofo y ex-consejero de Cultura; Lluis Duch, de la Universidad de Barcelona; Gustavo Palomares, catedrático de Relaciones Internacionales; Mirian Hillar, profesora de la Texas Southern University (Huston, EE.UU.); Fernando Solsona, catedrático de Radiología y jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Miguel Servet de Zaragoza; Luis Miguel Tobajas; Jesús Vived; Donald W. McKinney, ministro emérito de la Primera Iglesia Unitaria (N.Y. EE.UU.); Eduardo Montull, de la Academia de Jurisprudencia y Legislación; el promotor general del Instituto, Bizén D'o Río; el alcalde Ildefonso Salillas, el presidente de Monegros Manuel Conte, profesores, intelectuales, políticos y vecinos, que le honraron con la mágica ofrenda del fuego y un manifiesto para la esperanza, mientras la estatua sedente del sabio ganaba estatura orlada por la luz temblorosa de los exvotos titilantes, metáforas del pensamiento, en la noche tibia y misteriosa cuyo silencio solemne enfatizaba el sonido espaciado de las severas campanadas, prestando ritmo y armonía a la más dispar y unida Junta de libertad.

Darío Vidal

26/10/04

 

       Junta de libertad (26/10/2004 16:40)


 

CONGRESO INTERNACIONAL

DEL AÑO SERVETIANO


MANIFIESTO DE SIJENA


El 27 de octubre se 1553 Miguel Servet, español de Aragón, como él se definía, humanista, médico, filósofo y teólogo reformador nacido en Villanueva de Sijena, en la provincia de Huesca, fue quemado vivo por los calvinistas de Ginebra. Le acusaron de herejía como ya había hecho antes la Inquisición española y después francesa, de cuya cárcel escapó. Servet, pensador radical y, en consecuencia, arriesgado, autor de unos pocos libros de gran calado intelectual, quería ''restituir el cristianismo'' a sus doctrinas y prácticas originales, las anteriores al Concilio de Nicea del año 325. En esa época, según él, ni unas ni otras se habían contaminado con dogmas incomprensibles como el de la Trinidad de Personas en un solo Dios ni con costumbres como la de bautizar a niños desprovistos de libertad y de fe propias. En conjunto, Servet proponía todo un sistema de pensamiento y de acción que ninguna de las instituciones religiosas podía aceptar sin renunciar a sus tradiciones y sus costumbres, que él estimaba anticristianas y profundamente corruptas.

Lamentablemente, el más radical, innovador y permanente de sus mensajes quedó oscurecido por el humo y la ceniza de la hoguera en que ardió. Este es el motivo de que queramos proponerlo como urgente, pues nunca fue tan necesario como en el convulso comienzo de este siglo XXI. Durante largos siglos, ni católicos ni protestantes permitieron proclamar la libertad de conciencia como derecho esencial e innato a toda persona. Con el derecho a la vida, no sólo es base de todos los demás, sino que constituye la condición inalienable de la dignidad humana.

Oscurecido pero no olvidado. Las grandes ideas tardan a veces siglos a imponerse en la historia colectiva. ''Me parece grave (escribe Servet a sus veinte años, adelantándose a los nuevos tiempos al cabo de más de mil años de silencio) matar a un hombre sólo porque en alguna ocasión yerre''; ''[esta] nueva invención [fue] ignorada por los Apóstoles y discípulos de la primera Iglesia''. Por defender las propias ideas, proclama en otra parte, ''nadie debe ser perseguido, por más que, como suele decirse, parezca que todo el orden del munda se vaya a descomponer''. Bien lo interpretó otro humanista perseguido, Sebastián Castellio, cuando le gritó a Calvino y a todos los tiranos aquella frase inmortal: ''Matar a un hombre por defender una doctrina no es defender una doctrina, es matar a un hombre''. Por fortuna, en aquel fuego ginebrino prendió el fuego que enarbolaron los pocos que se atrevieron, como Servet, a desafiar con su inteligencia y su sacrificio las rutinas de una injusticia inmemorial. Y hoy, gracias a esa germinal idea servetiana de la libertad, que fue recogida y desarrollada por filósofos y políticos progresistas, disfrutamos de la nuestra en todos los países democráticos.

Cada cual debe ser, pues, libre para elegir el sendero que según su conciencia puede llevarle a la luz. Pero libertad de conciencia equivale a un estado de convivencia más profundo que la mera tolerancia , la cual siempre implica cierta actitud de condescendencia desde un nivel superior. La tolerancia, pues, puede conducir a la coexistencia de diferentes colectivos, como lo que sucedió en la llamada España de las tres culturas, pero no lleva necesariamente a ese estadio de las relaciones humanas que calificamos como convivencia, sin el cual no cabe afirmar la dignidad de la diferencia.

Donde solo una verdad es tenida por evidente, nada es nunca criticado ni se generan chispas de creatividad. Servet enseña que cada cual necesita enfrentarse con sus propias verdades y con sus posibilidades alternativas. Esta actitud fuerza a justificar las propias ideas y a producir sinceridad y excelencia. Igual que una auténtica cultura necesita libertad para florecer y el pez agua para vivir, así el sentimiento religioso de cada persona y las religiones en cuanto instituciones, viven y respiran mejor en respetuosa libertad recíproca y en total independencia del Estado.

Muchos crímenes se han cometido y se siguen cometiendo por culpa de los estímulos predicados por algunas religiones. Toda religión es ambigua: fuente de consuelo, esperanza y compasión, pero también en muchas ocasiones fuente de intolerancia, desprecio e incluso violencia. La nueva situación internacional obliga a extender al islamismo radical lo que parecía propio de la Iglesia en sus cruzadas y su Inquisición, y del protestantismo con su intransigencia similar a la católica. Toda religión puede inspirar actos de odio cuando se siente exclusiva. En nuestra época predominan prejuicios de todo tipo, tanto étnicos como religiosos, que deben ser superados a fin de que no perezcamos todos en esta desintegración y esta violencia que nos atosiga.

Pero la libertad es indivisible. La de conciencia, expresión y decisión de cada persona, exige su complemento: no se puede ser libre en el ámbito privado de la vida humana y dejar de serlo en las varias dimensiones de la vida social. Por eso, a la vez que exigimos con Servet que a todos los hombres y pueblos del mundo les sea posible disfrutar de su derecho innato a estas libertades básicas, proclamamos también como esencial el derecho a la igualdad, el derecho a la enseñanza (sin que sea tolerable obligar a impartirla en lengua distinta a la materna si así lo exigen las leyes fundamentales o la tradición cultural o social del territorio en que se vive), el derecho a la familia, el derecho al trabajo y a la vivienda, el derecho a la salud, el derecho a un medio ambiente no degradado, el derecho a la libertad de empresa coherente con un estado de bienestar eficiente, el derecho a la libre asociación, el derecho a exigir de los gobernantes el cumplimiento escrupuloso, tanto de las administraciones públicas de todo tipo como por los ciudadanos, de las constituciones que rigen el destino de una sociedad, y en definitiva y por encima de todo, el derecho a la paz, la cual es solo posible como fruto de la justicia política y social.

Para garantizar estos derechos, implícitos en la doctrina de Servet, ningún régimen político supera al sistema democrático, culminación de los logros intelectuales perfilados en el Renacimiento y perfeccionados en la Ilustración. Pero esta tradición humanista e ilustrada ha sido siempre contestada desde numerosas posiciones que abarcan desde el fanatismo de inspiración religiosa hasta la mas reciente indiferencia postmoderna. El postmodernismo dominante representa la más soterrada operación de vaciado de contenido de las democracias, manifestándose en el relativismo cultural, el egoísmo individualista, la crítica negativa, el pesimismo social y la irresponsabilidad nihilista.

Frente a los fanatismos religiosos y a los absolutismos políticos que niegan la existencia de los derechos inalienables del individuo o enervan su ejercicio, es menester luchar pacíficamente, con palabras de convicción y no con armas de destrucción, para que estos principios fundamentales sean aceptados y puestos en práctica por todos los hombres y pueblos de buena voluntad. No en el nombre de Dios o de una idea política, que tantas veces han servido y aún sirven para dividir y matar, sino en el nombre del ser humano y de la naturaleza que le rodea, cuyos elementos también participan de la esencia divina. Y así se mostrará que la hoguera de Servet no ardió en vano. La luz de su fuego nos ilumina todavía.



Congreso Internacional del Año Servetiano

Instituto de Estudios Sijenenses ''Miguel Servet''/ Michael Servetus Institute Zaragoza / Villanueva de Sijena, 22-23 octubre 2004.

 

       MANIFIESTO DE SIJENA (26/10/2004 02:35)


Publicado: 25/10/2004


 

EL DÓLAR CONTRA EL EURO


Ha sido sorprendente descubrir la progresiva escora de los Estados Unidos hacia posiciones intransigentes y ''totalitarias'' a lo largo de su enfrentamiento con la Unión Soviética durante la larga Guerra Fría, y la pareja y tímida aproximación del Estado comunista a posturas más tolerantes y abiertas, hasta su gasificación. Ha sido un fenómeno que no ha pasado inadvertido a los observadores sagaces. Pero lo que éstos jamás imaginaron fué que una vez desaparecido su enemigo natural, iba a adoptar en el futuro la opción del enemigo exterior para mantener cohesionado al país, como hacen por necesidad todas las dictaduras. No importa que nadie se atreviese a competir ni a hacer frente al país más poderoso de la Tierra. Él ha ido eligiendo sucesivamente sus enemistades para destruírlas sin piedad. Así es que de ser un paladín defensor de las libertades, se ha converido en un peligro que las amenaza. Cómo decía Ortega, ''entre los que luchan se opera una increíble nivelación de temperamentos''.

La cotización del petróleo de referencia en Estados Unidos, el Texas, ha alcanzado hoy el máximo histórico llegando a los 55'57 dólares. Más del doble del precio de hace dos años, creando una situación económica insostenible. Pero no ha terminado la escalada: dentro de una semana puede alcanzarse otro máximo histórico como viene sucediendo últimamente. Se trata de un encarecimiento a todas luces artificial, como denuncian los expertos, sustentado en la coartada de la Guerra de Iraq que ellos mismos promovieron y alimentan. No importa que la OPEP pueda surtir holgadamente de crudo al mercado internacional tal como anunció hace unos meses, pasando de la palabra a la obra. A las pocas semanas hubo de reducir la producción. Y hoy mismo los países escandinavos anuncian un posible ''paro empresarial'' por falta de combustible. Lo que constituye un aviso para la Unión Europea, inconsciente -o culpablemente- dependiente en materia energética.

Sería ingenuo suponer -y en política la ingenuidad es delito- que un país que controla los recursos energéticos mundiales pueda hacer sitio a su lado a una entidad política como la Unión Europea, que está compitiendo ya en el terreno económico y cuya moneda ha mostrado más vigor que la propia. ¿Exhibirían los europeos esa generosidad suicida con una potencia emergente que estuviera ya compitiendo con éxito? Presumiblemente, no.

Los Estados Unidos sintieron recelo desde el principio hacia esa naciente competencia. Y no han vacilado en asfixiar de modo inhumano a los paises que le proporcionaban energía para no frenar su avance. Una decisión que también afectará al crecimiento de los Estados Unidos porque la interrelación universal ya no es una metáfora, pero prefieren quedarse tuertos a cambio de cegar a Europa. Una reacción elemental y primitiva, pero no es posible esperar otra cosa del entorno del señor Bush.

Alguien debería hacerle notar que el futuro debe asentarse en nuevas bases, nuevos criterios y nuevos valores. Que hay que equilibrar las rentas de todos los países como está haciendo Europa. Que es imprescindible establecer vínculos entre vecinos en vez de luchar con la tribu de enfrente para asentarse en su territorio y poseer sus mujeres. Que hay que acceder al consenso y no al enfrentamiento, firmar los protocolos medioambientales y ser solidarios por puro egoismo con los demás, porque ya no existen ''los otros''.

Darío Vidal

25/10/04

 

       El dolar contra el euro (25/10/2004 11:54)


Publicado: 24/10/2004


 

''TRÁFICO'' DESORIENTADO



Pero hasta donde llegará la obcecacion de estos de Tráfico. Ostentan la terquedad obtusa de los tontos. La obstinación de los incompetentes sin ideas a los que todas las miradas reclaman soluciones y no saben qué hacer.

Ayer estuvo a punto de mandarme al cementerio un dinámico muchacho por pasarse el ''stop'' acelerando. Él me vió y yo le ví. Y él sabía que tenía que pararse y yo que había de seguir para dejarle cuanto antes expedita la salida. Pero decidió acelerar, y solo cierto instinto anticipativo que me hizo recelar, unos frenos eficaces y la voluntad de Dios, me permiten escribirles hoy.

Pero los expertos de la DGT suponen que los que invaden la calzada contraria, o adelantan imprudentemente, o se interponen en la trayectoria del que acaban de rebasar, o no se detiene ante un ''stop'', o no respeta un ceda el caso, es por ignorancia del Código. Habrá que gritarles muy alto, a ver si se enteran, que a la gente no le falta información sino formación. Otra cosa es que no les dé la gana obedecer tonterías como la de ponerse el cinturón. Como a éste servidor de ustedes, que un día salvó la vida por no llevarlo.

Me dirán que es una excepción -que no lo es-, pero en cualquier caso es exactamente la excepción que me ha permitido seguir vivo. De modo que para mí tiene una fiabilidad del cien por ciento, y he escogido ser un rebelde insumiso vivo,a un disciplinado cadaver obediente. Pregunten ustedes. Nadie les asegurará que el cinturón va a preservles la vida. Les dirá que parece que estadísticamente es mejor conducir atado. Pues muy bien, si se trata de porcentajes y opiniones, que nos dejen a cada cual elegir nuestra propia muerte. Pero la DGT puede decir chorradas porque no le pide cuenta ni el Gobierno ni los conductores, así es que las gilipolleces le salen gratis. Pero habrá que hacer algo.

Propongo que todos cuantos pierdan a un familiar por viajar atado, se querellen contra la Direccion General de Tránsito -que los muy burros llaman Tráfico sin tomarse la molestia de consultar su significado en el diccionario-, y verán la amarga e interminable lista negra de dóciles contribuyentes fallecidos por confiar en estos ignorantes. Verán como habrán de revisar su Código a la vista del dinero que les cuesta, aunque les resulte más caro a las víctimas.

¿Por qué nadie reclama contra esta Oficina de Siniestros que se rige por el capricho, la arbitrariedad y la manipulable fuente de datos aleatorios que llaman Estadística y ellos mismos elaboran? Hace unas fechas recordé que el invento del cinturón obligatorio se lo debemos a un senador venal que los fabricaba.

Una cosa es que exijan a los fabricantes que incorporen los cinturones de serie a todos sus automóviles, para que cada ocupante elija ponérselo o no. Pero, claro, eso les impediría multar, que es de lo que se trata. Aqui a lo que van es a recaudar ¡qué más da un muerto más o menos!

De lo que no son incapaces es de sacar el dedo de la vía del tranvía, como aquel penitente que tenía que ir a la cochera. Si había accidentes, clases de teórica; si más accidentes, más clases de teórica. ¿No sería mejor obligar a las academias a que enseñasen a conducir con agua, niebla, nieve y hielo? ¿No sería más razonable formar, al tiempo que se informa, para que todo el mundo respete a los demás y no beba, aspire, inhale, trague ni se pinche cuando va a coger el volante?

Darío Vidal

24/10/04

 

       Trafico se ha puesto a discurrir (24/10/2004 14:56)


Publicado: 23/10/2004


 

DIGNIFICAR LA TELEVISIÓN


Hace años que critico la lenidad de los responsables de las televisiones y en especial de la cadena del Estado por no remediar el daño que estan infiriendo a nuestros niños. Hoy es de justicia alabar a su directora, Carmen Caffarel, por su decisión de revisar la programación en las horas de mayor audiencia infantil. No sé si la razón es su buen sentido en el que prefiero creer, o el acoso a que está sometida por la caída de la cuota de pantalla. Si es así, tal vez ese cambio de actitud haga que los padres la prefieran a las emisoras basura -que hasta ahora lo eran todas- y pongan a salvo a su máxima responsable.

Me decían no hace mucho dos jovencísimas monitoras de un jardín de infancia, que en los cuatro años que llevan trabajando ha aumentado de manera alarmante la brutalidad, la violencia ciega y la agresividad despiadada de esos candorosos angelotes de piel de seda, que llevamos lavados y repeinados todas las mañanas al colegio, como unos soles, para que aprendan a ser personas.

Me decían que han apreciado un cambio de comportamiento en tan poco tiempo, que debería ser motivo de estudio. El ''ego'' y la consiguiente necesidad de procurarse la atención de la profesora y un lugar en el grupo, llevaba a estos dictadorcillos que son los niños -tan parecidos a sus padres- a una pugna que se manifestaba en los enfados y las disputas ''propias de niños''. Pero la cuestión se sustanciaba en el empujón, el tirón de pelos y, en el peor de los casos, con un mordisco en la mano o en el brazo al que se sienten tentados tantos niños por la atávica llamada del primate que llevamos dentro.

No había premeditación y mucho menos ensañamiento. Ahora, sí. Estos ingenuos y graciosos monigotes pueden buscar un objeto o un palo que hagan más contundente su castigo, pueden asír por el cuello en actitud de estrangular, como en la tele, dar puntapiés y aún patear al compañero que han tirado al suelo e incluso pisarle la cabeza al niño que llora. No sienten lástima ni compasión. Me lo decían con horror, porque no saben como corregir tales comportamientos ya que no estan autorizadas a reñirles, castigarles, ni propinarles un simbólico azote en el culo.

Se dice que no saben lo que hacen, pero es falso. Tienen ya experiencia del daño, del dolor y las burlas, así que una manera de educarles ha consistido en reproducir en ellos sus acciones. Por eso las muchachas no vacilaban en atribuír el mérito de estos comportamientos a la enseñanza de la televisión y a cierta música violenta que habían notado que les excitaba hasta la exasperación. Lo malo es que hemos sembrado todo de esa violencia que va a ser difícil erradicar.

Nadie espere que el cambio de actitud de TVE vaya a ser la purga de Benito. Está muy arraigada la violencia para que surta efecto inmediato, pero algo irá cambiando. No sería ocioso seguir la evolución de los más chicos.

No aspiramos a una televisión teñida de moralina, ni a una programación hipócrita y pazguata. Nadie desea que la televisión sea una catequesis. Pero sí aspiramos a que nuestros niños y los adolescentes aprendan a ser ciudadanos.

Antes de que la literatura anglosajona impusiese la estética del crimen, nos movíamos entre un repertorio de argumentos capaces de demostrarnos ahora que no es precisa la apelación a la crueldad, la sangre y la maldad para distraerse y divertirse. Lo que pasa es que para eso hace falta talento, en tanto que con un par de muertos torturados y un malo, hace un guión cualquiera.

Dario Vidal

23/10/04

 

       Dignificar la televisión (23/10/2004 00:31)


Publicado: 22/10/2004


 

LOS MOROS DEL ESCUDO


¡Válgame el Santísimo Sacramento del Altar! Ahora resulta que habremos de apostatar en masa porque los musulmanes están ofendidos con nosotros. Les han llenado la cabeza sus ''imanes'' -o ''imames''- diciendo que somos unos renegados del Islám y que abandonamos cobardemente la ''umma'' traicionando a nuestros hermanos -que al parecer son ellos-, a medida que Los Cruzados avanzaban hacia el sur. Así es que somos ''andalusíes'' que dimos la espalda a Alláh. Un comportamiento castigado con la pena capital en el Corán, Recitación o ''Al Qu'ran''. No puede extrañarnos que lo pobres quieran degollarnos. A quién se le ocurre dejar plantado a Dios, con lo que Él nos necesita.

Bien, pués aceptemos nuestra tibieza -y la suya- por dejarnos reconquistar pero que no nos culpen de que en el tercer cuartel del emblema heráldico de Aragón aperezcan las enturbantadas cabezas de cuatro reyes moros porque eso es cosa del que mandaba, tal vez el reconquistador de Zaragoza Don Alfonso I El Batallador que era un hombrón que pasaba de dos metros y se hizo rey porque aún no se había inventado el baloncesto. Pero con él no se atrevieron y se meten con nosotros que somos canijos por dedicarnos a mariconadas como ir a la oficina, en lugar de ejercitarnos en degollar y decapitar a los que nos caen mal como siguen haciendo ellos. Es vergonzoso para un verdadero hombre, pero somos tan blandos que apenas apaleamos a nuestras mujeres, quienes dicen además que no son nuestras sino suyas, de ellas mismas, y además se van del pico y cantan ante los jueces. Y así ya no se puede ni ser hombre, ni ser nada.

Por eso se atreven estos intrusos, a quienes nadie ha invitado a entrar, a exigirnos que cambiemos lo que dispuso el Rey Batallador. Porque les ofende figurar en un escudo de armas, que siempre fue un honor.

Se cuelan por las rendijas de las puertas; se agrupan para conspirar contra nosotros y pretenden hacer una humeante escalera con nuestros cadáveres para alcanzar el cielo; exigen que remuneremos a quienes les instruyen en tan piadosa artesanía, que subvencionemos los locales en que planean asesinarnos, y que quitemos los símbolos de nuestra religión y nuestra cultura de los lugares donde han estado siempre, porque son nuestros, como hicieron los talibanes volando la imaginería budista mil veces más culta y más antigua. ¿En qué son vencedores?

Nada en el viejo escudo del Reino de Aragón es injurioso u ofensivo para nadie. Pero el presidente aragonés se plantéa modificarlo como si fuese de su propiedad y no un patrimonio de generaciones de aragoneses vivos y muertos, como si quisiera ponerse a salvo de quienes lo exigen todo siendo clandestinos, residiendo ilegalmente, careciendo de poder y de apoyo social, y no aportando a la comunidad en que se adhieren más que odio, inseguridad e intransigencia.

Imagínenlos si dejamos que se instalen, medren y manden.

La Historia -''magistra vitae''- puede enderezarse pero nunca reescribirse como pretenden: las victorias, las derrotas, los éxitos, los fracasos, las traiciones, las hazañas, las bajezas, la generosidad, la cobardía y el heroísmo son tan tozudos como la Verdad. Los hechos, escritos o ignorados, permanecen inmutables e indelebles con el paso de los siglos. Solo un acto noble purifica de una acción innoble en la Historia que continua. Pero la actitud de alguna de esta gente no permite augurar que pueda cambiar nada.

Darío Vidal

22/10/04

 

       Los moros del escudo (22/10/2004 16:04)


Publicado: 21/10/2004


 

CONDUCIR MAL


La Union Europea dice que Aragón y Galicia tienen el privilegio de gozar de las carreteras peores del Continente. Menos mal que en España podemos vanagloriarnos de ser los primeros en algo. Es lástima, sin embargo, que los sabios de Bruselas no conozcan el asunto a fondo, porque de otro modo exaltarían a Premio Nobel de la Circulación a cierto benemérito ingeniero de Teruel que, para evitarse discurrir -''Dios nos libre de la funesta manía de pensar''-, hace pintar infinitas rayas continuas en las carreteras que unen las poblaciones de su demarcación, incluidas las extensas rectas, hasta que los conductores enloquecen y se lanzan a adelantar cuando ven el camino expedito, contraviniendo la norma arbitraria, la norma inaplicable, la norma interpretada por la torpeza y aplicada por la pereza, en beneficio de los motoristas ocultos que cosechan diariamente las infracciones que el funcionario siembra.

Naturalmente los responsables de Obras Públicas han desautorizado con toda energía esa ingerencia acusica de los expertos bruselenses por meterse donde no les llaman, y dar armas de paso a los conductores para que se exculpen por lo menos de la mitad de las infracciones que se les atribuyen.

Pero cuando la activa Dirección General de Tránsito se apresta a castigar a los conductores con su nuevo Código, solamente aplaudido por las entusiastas autoescuelas, alguien denuncia en los foros internacionales que en España se conduce rematadamente mal. O sea que las llamadas Academias lo hacen fatal. Y claro, se revuelve el gallinero y alguien lanza el grito de ''somatén'' acusando a la totalidad del Universo Mundo de tener tirria a lo español.

Y bien: ¿qué hacer ahora? El Real Automovil Club de España (RACE) ha comenzado a dar cursos a los automovilistas de España, o sea de Madrid, para que aprendan a desenvolverse en condiciones adversas, que es lo que debiera hacer alguien antes de entregar el carnet a un neófito. Aquí llueve en la quinta parte de la Península y en la otra sopla un viento enloquecido, nieva casi en la mitad, hiela en las tres cuartas partes, y en todo confín hay nieblas intermitentes durante esos melancólicos meses navideños en que incluso los moradores de las zonas tórridas se acercan a las algodonosas estaciones de esquí -lluvia, niebla, nieve y hielo- para probar su impericia en una actividad que exige tanta pericia como conducir en invierno.

Los pocos que saben frenar, hacer un trompo, controlar un ''acuaplaning'', recupararse de una sobrevirada, prevenir el comportamiento del vehículo ante la tierra que ha dejado en el firme la tormenta, tratar el acelerador con delicadeza al cruzar un arenal, rezar cuando aparece el hielo y poseer la suficiente modestia para reconocer en algún momento que no saben qué hacer, entienden lo que digo.

Pero pónganme un chicote de dieciocho o veinte años -que son los que matan y se matan- descendiendo de las pistas en un coche que se le escapa de las manos, con tres amiguetes que le llaman acojonao, o llevando a solas a un ligue, su novia o una chica ante la que es indispensable quedar como un macho en unos casos porque dice que la velocidad le da miedo y en otras porque asegura que le gusta correr más. Y añadan a la testosterona y la inconsciencia una carretera mala y tortuosa con niebla, lluvia o hielo, sin contar con la eventual compañía de unos gramos de alegría etílica o algo peor, sumado a una vasta ignorancia en materia de conducción. Y obtendrán algo que no remedia el Código.

Darío Vidal

21/10/04

 

       Conducir mal (21/10/2004 15:10)


Publicado: 20/10/2004


 

NEUROSIS NACIONALISTA



La neurosis es una enfermedad mental consistente en la reducción del campo de interés, que focaliza la atención del individuo en un solo punto. La fase de enamoramiento -no el amor- es un episodio neurótico. Ortega y Gasset decía que era ''un estado de enajenación mental transitoria''. Y no es una ''boutade'', no es una ocurrencia graciosa.

Cualquier estado morboso es inconveniente. Pero además, la neurosis es empobrecedora porque deja pasar el mundo a sus orillas sin percatarse de él, ni de que el tiempo pasa, fluye, ventila y modifica el paisaje. Aunque lo peor es que ese aislamiento puede conducir al crimen como hemos comprobado, cuando no al ridículo que es su lado hilarante.

Conozco a un ''culé'' no catalán a muchos kilómetros de Cataluña que ha creado una Peña Barcelonista y tiene las piezas de su vivienda llenas de símbolos y recuerdos de su club preferido -el único-, con fotografías, reproducciones de sus trofeos, emblemas, metopas y, lo que es peor el techo del dormitorio pintado a franjas azules y rojas como la bandera del club con un gran escudo en el centro. Imagino que un despertar en ese clima opresivo todos los días del año debe resultar lesivo para el equilibrio emocional. Naturalmente su mujer ha pedido el divorcio. Les aseguro que se trata de una historia real. No revelo la identidad del paciente por deferencia a él, por decoro profesional y por respeto a mí mismo. No por temor a una acción judicial, ya que lo que digo no constituye una calumnia ni puede calificarse de difamación: se limita a la formulación de un diagnóstico. Y respecto de él, estoy seguro de que se sentiría orgulloso de este reconocimiento, porque ya no sabe hablar de otra cosa y ha perdido toda curiosidad por el resto de lo que sucede en el mundo.

El nacionalismo es otra manifestación de esta actitud. La antigua U.R.S.S. inutilizó a varias generaciones de soviéticos por el rediseño de la Historia y la Cultura que decretaron sus jerarcas. Gracias a ello, la penicilina no la descubrió Fleming, ni la gravitación Newton, ni la circulación sanguínea Servet, sino tres ilustres compatriotas con nombres y biografías pertinentemente inventados. El resto del mundo no era más que un espectador asombrado y genuflexo del genio soviético. Naturalmente fabricó una sociedad paranóica, inútil y malinformada, inservible por ello para relacionarse con el exterior. Algo mucho peor que una comunidad ignorante. (A este respecto no es ocioso recordar que, en plena luna de miel con Johan Kruiff, el Barcelona hizo que descendiera de algún pañero catalan llamado Joan Creus, que debió instalarse en Holanda)

Pues bien, los nacionalistas vascos -esos vascos obtusos que son lo último que queda de los verdaderos y nativos españoles- pretenden tornar a la sociedad decimonónica del caserío, incapaz de entenderse con el prójimo, impidiendo que los niños de las ''ikastolas'' utilicen entre sí, ni siquiera en el recréo, el castellano que parecen preferir. No cuentan con que la imposición es el peor modo de imponer una idea. Basta con volver la mirada hacia el franquismo. Y frente a los chicos que logren radicalizar con la neurosis soviética, los que tengan un criterio independiente renegarán un día del corsé y decidirán hablar como les dé la gana.

Imponer contra algo o alguien un vehículo de acercamiento tan noble como la lengua, no conduce más que al fracaso.

Darío Vidal

20/10/04

 

       Neurosis nacionalista (20/10/2004 16:52)


Publicado: 19/10/2004


 

ASTILLEROS Y MENTIRAS



Imagino que el PP tiene militantes, equipos técnicos y letrados que excusan la defensa de un espontáneo, que además no es de su partido. Pero supongo que la exclusiva que publica hoy cierto periódico denunciando que Aznar iba a cerrar nuestros astilleros en seis meses y dejar en la calle a sus trabajadores, habrá dejado atónitos a muchos lectores porque se había publicado tiempo atrás que había negociado con Bush que se ocuparan del mantenimiento de la VI Flota de los Estados Unidos mediante un contrato millonario.

No pondré la mano en el fuego por nadie y menos en política pues cada cual barre para casa en ocasiones con escasos escrúpulos y podría ser que no fuera para tanto, o que el acuerdo no pasase de ser un buen deseo, o que estuviese todavía muy inmaduro, o llevándolo al extremo intolerable fuese un embuste absoluto. Pero he aquí que a la semana de que el señor Zapatero ordenase el repliegue de nuestras las en Iraq, la prensa económica norteamericana y hasta la no económica de aquí, informaba de que el señor Bush había decidido rescindir unilateralmente el contrato con los astilleros españoles para el mantenimiento y reparación de los buques de la Flota del Mediterráneo, así como desestimar su proyecto de trasladar a Rota la sede del mando de la fuerza naval en dicho mar, lo que suponía una pérdida millonaria para Andalucía y el resto del país, y haber desdeñado la oportunidad de consolidar las factorías de incrementar en no sé qué porcentaje los puestos de trabajo del sector.

A la vista de la fuente de la noticia cabe descartar que se tratara de un bulo difundido por los populares. Era una afirmación concluyente y venía fechada en Washington para no disimular el malestar de nuestros aliados. La retirada de los españoles se interpretó como una deserción cuando no una traición, y los políticos del Imperio quisieron significar que su decisión constituía un castigo para un socio poco fiable.

Dados por fidedignos estos hechos, y sabido que iban a incrementarse las plantillas de los astilleros ¿qué fundamento tiene la noticia de El País asegurando que Aznar se había propuesto cerrarlos por sorpresa en seis meses y se proponía dejar al personal en la calle?

Alguien ha mentido en todo este negocio.

Y la sencilla gente de la calle quiere saber la verdad, caiga del lado que caiga. Porque si es poco honorable quien no es respetuoso con los hechos, si quien ha urdido la patraña es la cúpula de una organización jerarquizada, responsable y supuestamente fiable, deja en ese momento de ser merecedora de respeto.

La política y los negocios están trufados de añagazas, guiños, intrigas y medias verdades. Medias verdades sustentadas en algún resquicio defendible. Pero inventarse obscenamente una mentira de la nada, una mentira absoluta y sin sustento, constituye un gesto de cinismo y una muestra de desprecio hacia los que confían, que termina por pagarse. Siempre.

Darío Vidal

19/10/04

 

       Astilleros y mentiras (19/10/2004 21:28)


Publicado: 18/10/2004


 

HISTORIA DE ESPAÑA


Me dirán ustedes que para que le cuenten a uno fábulas disfrazadas de Historia, mejor es no saber nada, pués por lo menos una mente incontaminada de embustes se halla en disposición de acercarse con humildad a la Verdad, si un día tiene la fortuna de topar con ella. Y puede que tengan razón. Pero algún autor habrá que cuente los hechos sin atenerse a dogmatismos escolares ni plegarse a lo conveniente en cada momento. ¿Dónde está la rebeldía intelectual de nuestros historiadores y dónde la independencia de pensamiento?

Pienso con infinita admiración en la obra rigurosa y exhaustivamente documentada del medievalista don Angel Ubieto, que la muerte nos arrebató tan pronto, y echo en falta investigadores que progresen en el estudio crítico, riguroso y desapasionado de nuestro pasado, sin exaltar lo mezquino, disimular lo infamante, ni silenciar lo glorioso que también lo ha habido. Mas parece que, en esta coyuntura, lo decente es callarlo todo para no caer en un elogio, porque enorgullecerse de algún pasaje de nuestra Historia es fascista. Como sentirse español. Hasta el extremo de privar de tan noble condición a todos los patriotas republicanos que alardeaban de españoles aquí, en la Resistencia francesa, en su asilo de la URSS y en los paises que les acogieron. Nadie parece caer en la cuenta de que negarles su condición es ofenderles y traicionarlos: entonces sólo renegaban de serlo los nacionalistas; hoy, en cambio, parece que, hasta los que no lo somos, renunciamos a nuestra naturaleza de españoles.

La razón del descrédito de la Historia no hay que buscarlo solamente en los años de triunfalismo franquista. Creo que ha contribuído no poco la parcialidad de las escuelas centralistas que han negado lo que no ha sido Castilla, y las escuelas periféricas que han querido silenciar al centro. Dos magníficas estupideces de una puerilidad inacabable, alimentada por los desaires de unos y las provocaciones de los otros. Pero el caso es que, por fas o por nefas, los planes de estudios de las llamadas izquierda y derecha han dejado a la Historia de España en hibernación.

Un periódico que ha intuído la demanda, está sacando una obra en veinte tomos -acaso demasiados para una iniciación-, pero tal vez por no escorarse de una banda, se escora de las dos. Parece inspirada por el señor Zapatero -''un pasito p'alante y otro p'atrás''- con lo que logra dejar insafisfechos a los lectores serios en la primera hojeada. Para halagar a unos, está llena de reyes catalanes, confederaciones catalano-aragonesas y Coronas catalano-aragonesas; mientras que para linsonjear a los otros, en el volúmen destinado a Los Reyes Católicos se ha suprimido de la portada la imágen de Fernando en el cuadro de la Conquista de Granada, y la portadilla de la parte dedicada su reinado aparece solo el retrato de Isabel, prescindiendo de la cantidad de tapices, grabados y monedas que los representan a ambos. Una pequeña mezquindad con la que se pretende rebajar al viejo zorro de Sos, a un adjetivo ''mandadero'' de la reina.

Sin embargo, la gente demanda conocer esa apasionante aventura que deja en entredicho la fantasia de los guionistas de cine. Ahí está para confirmarlo

el éxito desbordante del capitan Alatriste, al que pone en danza con Quevedo, Lope, el Conde-Duque, espadachines, pícaros y alcahuetas, la cultura literaria, la imaginación y la gracia de Arturo Pérez-Reverte.

Darío Vidal

18/10/04

 

       Historia de España (18/10/2004 23:50)


Publicado: 17/10/2004


 

LA D.G.T. HA PENSADO


No se créan eso de que la Dirección General de Tránsito está para cuidar de nosotros. La Dirección General de Tránsito es solo un brazo de la Agencia Tributaria autorizado a usar coartadas filantrópicas y humanitarias para expropiar nuestras cuentas bancarias, que está gobernado por incompetentes funcionarios desorientados que no habrían sobrevivido un año en la empresa privada.

Si después de gastar cifras ingentes en publicidad y medios, no hubiesen obtenido ningún resultado ni sido capaces de alumbrar una sola idea para invertir la tendencia, habrían ido a engrosar las colas del paro. Todo lo que han hecho para reducir el número de accidentes de carretera ha sido incrementar las preguntas teóricas en el examen de conducir, como si saber el número de veces que se encienden los intermitentes en un minuto -un dato por cierto enjundioso-, fuese a evitar un atropello. Una estupidez de la misma índole que hacerse operar de apendicitis porque a uno le duelen los piés.

Podrían expedirse carnets condicionales; realizar valoraciones periódicas del comportamiento vial; no autorizar la conducción de vehículos de mayor potencia a quienes no hayan recorrido cierto número de kilómetros, e incluso arbitrar un sistema por puntos mientras se aplique con cordura. Pero no se puede pedir criterio a quien carece de él. No es posible que circular en contradirección, que es una infracción absolutamente injustificable y homicida, suponga una penalizacion de solo cuatro puntos, y que no llevar el cinturón, que no debería considerarse infracción porque es sólo un capricho de la Industria, esté penado con dos puntos. ¿Qué clase de progresividad inspira ese baremo?

Pero de lo que se trata es de que los conductores tengan que hacer varios exámenes de reeducación a lo largo de su vida, como los soviéticos disidentes, para incrementar los ingresos del Estado. Y si las sanciones adquieren tales proporciones ¿quién controlará la eventual arbitrariedad de un controlador? A mi me retiraron el carnet una noche de niebla por haberme olvidado de apagar las luces antiniebla. No verán perseguir a un infractor, evitar una falta, corregir un error o sancionar un delito. Van a la caza del error. Los agentes se ocultan y se emboscan entre los arbustos como si jugasen a los indios. Pero los accidentes aumentan y el número de muertos se incrementa domingo a domingo.

¿Saben ustedes quién propuso la obligatoriedad del cinturón de seguridad? Pues un senador estadounidense de los años cincuenta que era accionista de una fábrica de accesorios de automóvil, dotado de verbo hábil y cartera generosa, que convenció a los legisladores de la oportunidad de una medida tan humanitaria. Que los ciudadanos cargaran revólver en la sobaquera no le parecía por lo que se ve demasiado peligroso, pero conducir sin ir atado por un producto de su marca era muy negativo para la seguridad vial.

Naturalmente cuando se descubrió el pastel tuvo sus problemas, porque quien tiene amigos también tiene enemigos. Pero la Ley ya estaba promulgada y los gilipollas de los europeos se comprometieron en una verdadera cruzada a favor de la atadura, llevados de un mimetismo pueril.

Pero los automovilistas no reaccionaron ante tal arbitrariedad, como no lo hacen ante el incesante incremento del precio de los carburantes. Deberían probar a no coger el coche ni poner gasolina durante una semana. ¡Verían que reacciones más sorprendentes y divertidas!

Darío Vidal

17/10/04



 

       La DGT ha pensado (17/10/2004 21:13)


Publicado: 16/10/2004


 

EL DESEQUILIBRIO DE GEORGE BUSH


Me había propuesto no ocuparme más de las elecciones de los Estados Unidos. El hecho de que sus resultados nos afecten tan directamente no debe reducir de tal manera nuestro campo de atención que lo limite neuroticamente a ese solo suceso. Pero están sucediendo cosas que me parecen sumamente graves. Sucede que George Bush, que había dado ya señales de inestabilidad, está mostrando indicios de desequilibrio. No niego que el relato interpuesto pueda estar deformado por la pasión o la mala fe, pero hay actitudes que no oculta la televisión.

Para empezar, desde su llegada al Poder han sido recortadas o suspendidas numerosas garantías constitucionales, mediante la impúdica y salaz exhibición de mil peligros bélicos, biológicos y patológicos, con objeto de aislar del mundo al pueblo norteamericano, e instalarlo en el miedo y la desconfianza hacia todos. Alguien dijo que un pueblo temeroso, es un pueblo dócil.

Progresivamente ha ido mostrando el rostro alarmante del mesianismo, mientras reiteraba que tenía el mandato de complir una misión. Pronto comenzó a sustituír los discursos por homilías y a hablar en nombre de Dios. La misma arrogancia blasfema en que se instalan todos los ''salvadores de la patria'' y que deben hacernos temer que los EE.UU esté atravesando el periodo más crítico y delicado de su historia democrática.

Quienes toman el santo nombre de Dios en vano para hacerlo suyo, no son más que mercaderes. Dios -gracias a Dios-, no está a sueldo de nadie. Dios es una proximidad que devora dulcemente, pero solo sabe de ella el elegido. Dichoso el que crée y feliz quien conoce la caricia, pero la piedad y el amor no deben exhibirse. Son dones gratuitos que demandan humildad y sigilo para no profanarlos.

En los últimos debates televisivos, la obscena manipulación de Dios por parte de Bush fué algo que inspiraba repugnancia. Como hacía sentir vergüenza ajena la apropiación mansurrona de virtudes excelsas como la compasión, la solidaridad, el desprendimiento y la generosidad. Cuando la dipsómana Jenna, su hija, aseguraba ante las cámaras de TV que había inculcado al país los valores de fuerza, integridad y compasión que imperaban en su familia, era preciso hacer un esfuerzo de voluntad para no dejarse llevar por la cólera, viendo por otras cadenas cómo pisotéa los derechos de los hombres en los lugares que ocupa.

Lo que es como para que lo lleven al médico es el procedimiento de ''selección'' que ha instaurado quien, mientras su país estaba sin gobierno y en estado de alerta un 11 de septiembre, permaneció durante horas ''missing'' en el Air Force One, colgado del aire, mientras su pueblo estaba en vilo, hasta que retornó la calma a la tierra. Es lo suyo: también durante la Guerra de Vietnam permaneció desaparecido, no solo de la U.S.Army sino también de la unidad de la Guardia Nacional en que fué emboscado junto a casa.

Decía que las condiciones exigidas para que consienta cierta cercanía cuando perora en un mitin, dan testimonio de su desequilibrio. Carlos Fresneda, dice que es preciso solicitarlo días antes y jurar ser republicano. Luego ha de pasar un test manifestando que cree en Dios, que se opone al aborto, que está en contra de los matrimonios gays y que será leal a Bush y le apoyará. Después el ''catecúmeno'' firma el documento y pasa a pertener al ''Ejército de la Compasión''. Ya no podrá negarse a ir por las casas predicando la nueva ''buena nueva'' o a hacerlo por teléfono. También se compromete a controlar a los compañeros descarriados o que no cumplan su promesa, formando una verdadera red de autoespionaje, a llevar y repartir banderitas en los actos, y pertenecer si se lo piden al Servicio de Orden. Pero lo más humillante es que ni siquiera toda esa sumisión le hace digno de confianza, de modo que cuando asiste a algún acto ha de quitarse la camisa y desnudarse de cintura para arriba para descubrir si lleva oculta alguna inscripción contra Bush.

Cuando acceda al recinto, repetirá cuando le indiquen: ''¡Cuatro años más, cuatro años más...!'' y ''¡La libertad es un regalo a los hombres de Dios Todopoderoso!''

Si todo esto fuera solamente pueril, sería mucho. Pero es más todavía: es un indicio nada desdeñable de que George Bush no esta en condiciones de asumir el Gobierno de un gran país, porque ha perdido el juicio. O no ha pasado nunca de ser un ''boy scout''.

Darío Vidal

16/10/04

 

       El desequilibrio de George Bush (16/10/2004 21:19)


Publicado: 15/10/2004


 

MOORE FOR PRESIDENT


La confrontación televisiva de Kerry y Bush en la Universidad de Arizona fué un intercambio de obviedades entre un adulto y un adolescente, pero aunque se dió por vencedor al primero, los electores mantienen aún reticencias. La cosa no está clara todavía y los expertos otean el horizonte para atisbar, si es posibe, la Sorpresa de Octubre capaz de inclinar la balanza del lado del actual Presidente.

Kerry decía que su oponente no se había tomado en serio la captura de Bin Laden que sigue libre y al parecer operado del riñon por la frontera de China. Si la Sorpresa de Octubre fuese la aparición de este personaje, se desvanecería toda esperanza para ''el pretendiente''. Aunque la cosa se complica porque según parece, Bin Laden puede haber sido sustituído por uno de sus guardaespaldas, ha aparecido Zarqaui, varios mulás se han puesto a predicar la ''yihad'' en Irán, donde según el gobierno iraquí los terroristas islámistas estan siendo acogidos, y en opinión de ''The Washington Post'' se están fraccionando los grupos de resistencia. Un rompecabezas.

Pero los observadores tienen la mirada fija en indicios aparentemente tan frívolos como la venta de máscaras de Bush y de Kelly para la noche de Halloween: se ha comprobado que gana aquel cuyo rostro se ve reproducido más veces por la calle.

Pero los demócratas, ''a Dios rogando y con el mazo dando'', se han puesto a la tarea de prevenir pucherazos, escarmentados por las irregularidades de los anteriores comicios, y a denunciar actitudes y procedimientos capaces de desestabilizar los próximos. Mientras por su parte los republicanos aseguran que ''se pueden ganar los debates y perder las elecciones''. Unos y otros saben que el rigor de Kerry le distancia del pueblo, que abomina de los ''cabezas de huevo'', y se identifica con los que se equivocan mientras sean campechanos. Parece como si el pueblo americano atendiese más a la música que a la letra. Desconsuela el desprecio por la excelencia. Y decepciona que tantas propuestas inteligentes sean desechadas por falta de análisis y reflexión. Allá y aquí. De la militancia poco hay que esperar sagacidad, pués carece de criterio desde el día que delegó su capacidad de pensar en la ejecutiva del partido. Aunque por lo que hace a EE.UU. Sorprenden además ciertas chapuzas como que en cada circunscripción estatal se apliquen sistemas distintos de elección y de recuento. Y si fuéramos un poco malpensados, sospecharíamos que alguien prefiere nadar en río revuelto.

Un amigo estadounidanse me habló hace algún tiempo de un documental titulado ''Bowling for Columbine'' que denunciaba la política de Bush. Su autor Michael Moore, es un tipo desgalichado y simpático, con cazadora y la clásica gorra de beibol, que escribió ''Estúpidos hombres blancos''. A primeros de este año ha aparecido ''¿Qué han hecho con mi país, tio?'' que completa al anterior. Los tengo subrayados, anotados y comentados, y dice verdades como puños. Pero me temo que los candidatos no los han leído. Y es lástima, porque el que aplicase su elemental doctrina -con permiso de los ''holding''- terminaría arrasando. Cuando menos entre la gente de bien, que yo pienso que es la más aunque quieran convencdernos lo contrario los fabricantes de armas.

Moore dice con aparente candor que es una lástima que los EE.UU.caigan tan mal en todas partes y que sin embargo puedan hacerse tantos amigos a nivel personal. Y sugiere no beberse toda el agua para que beban los demás; no respaldar a los dictadores; no imponer la dictadura de los EE.UU cuando se derroca otra dictadura; procurar no matar muchas monjas, obispos y paisanos si lo que se pretende es ayudar a un país; ser menos avariciosos y acabar con los niños esclavos; renegar de la ''guerra preventiva'' que predica el señor Bush; averiguar por qué demonios hay cientos de millones de personas de por lo menos tres continentes, que están ''tan cabreados con Israél y los judíos'', y aprender que el modo más eficaz de acabar con el terrorismo es dejar de ser terroristas nosotros (''Qué han hecho...'' pags 131 y sig. Ediciones B) ''Y, por cierto -termina- ¿recuerdas aquello de tratar al prójimo como a tí mismo? Bueno, pues ¡sigue vigente!''

Yo voto a Michael Moore.

Darío Vidal

15/10/04

 

       Moore for President (15/10/2004 21:38)


Publicado: 14/10/2004


 

TODO VALE EN CAMPAÑA


Dicen que en el vis a vis de esta madrugada por la Presidencia de los Estados Unidos, ha vuelto a imponerse Kerry a Bush, aunque como siempre por un margen moderado; sin embargo la intención de voto sigue siendo favorable al segundo. Al parecer, los estadounidenses atenazados por el miedo prefieren la guerra y los dispendios bélicos que los llevan a la ruina, que la recuperación económica, el pleno empléo y el fomento de la investigación. La apelación al miedo y la identificación de un enemigo da mucho resultado.

Pero es que quien ostenta el poder cuenta siempre con la complicidad del Poder con todos sus recursos y la información que otorga. Además del beneficio de la inercia, el voto de la pereza, y el suplemento de popularidad que otorga la familiaridad de la imagen del que manda, que los votantes tienden a identificar con la Patria.

En el caso de George W.Bush hay que tener en cuenta además a un clan dispuesto a todo. A su familia, a sus hermanos encabezados por el Gobernador de California Jeb Bush, e incluso a una de sus adolescentes hijas gemelas, Jenna Bush, que se ha sumado a la campaña y en un mitin que ha dado en Colorado Springs ha tenido la osadía juvenil o el cinismo de político, de afirmar que su padre ''ha sabido llevar a (nuestra) familia los mismos valores que ha traído al país: fuerza, compasión e integridad''. Una afirmación para dejar patidifuso al más distraído lector de periódicos. Y más aún si proviene de una muchachita que ha dormido en comisaría con inquietante frecuencia acompañada de su hermana por conducir hasta las cachas de droga o en estado de embriaguez, lo mismo que en otro tiempo papá. No miente la criatura.

Pero el compasivo señor Bush, al que se le acaba de descubrir un cuarto ''guantánamo'' en Jordania que al parecer deja chiquitos al de Cuba, Afganistán e Iraq también conocido como Abu Ghrahib, es como aquel creyente descreido que se quedó colgado de una cornisa en la pared de una montaña y lloriqueaba solicitando el favor divino: ''¡Dios mío, no es por mi: es por mis niños tan pequeños, por mi mujer pobrecita, y por mis padres...! Señor, se morirían del disgusto''. Y entonces oyó una voz poderosa que decía: ''Ten fe, que vendrán a salvarte los ángeles del Señor''. A lo que el hombre gimoteó aterrado: ''¿Y no hay alguien más cerca?''

Por eso los poderosos amigos del Presidente acaban de preparar un misil contra Kerry, para contrarrestar los efectos del documental ''Farenheit 9/11'' dirigido por Michael Moore. Lo guardan para lanzarlo dos semanas antes de las elecciones a través de las cadenas de televisión más poderosas de EE.UU. Se va a titular ''Honor robado: heridas que núnca sanan'', y en la cinta acusan al candidato demócrata de haber traicionado a sus compañeros en Vietnam. Algo que nunca pudo hacer Bush porque se emboscó para no ir a la guerra, a no ser que consideramos que es una traición mayor escaquearse de filas y abandonar a su suerte a los amigos y a quienes tenían que ser compañeros de armas.

Pero al señor Bush le queda aún una última baza decisiva. Es lo que los expertos llaman La Sorpresa de Octubre, que se da indefectiblemente en los presidentes que repiten. ¿Se imaginan si ahora apareciera, vivo o muerto, Bin Laden? Dicen que han dejado de verse hombres flacos de barba blanca en cuanto abarca la mirada. Están todos metidos debajo de la cama.

Darío Vidal

14/10/04

 

       Todo vale en campaña (14/10/2004 21:03)


Publicado: 13/10/2004


 

EL CLAN BUSH DISPUESTO A TODO



Esta noche va la vencida. Se ha librado el segundo ''round'' en St. Louis entre George Bush y John Kerry. Al parecer el resultado es ajustado, aunque según dicen, el ''challenger'' Kerry -que algunos preferirían Killer- ganó a los puntos. Asi que el resultado es bueno para el ''aspirante'' porque en las pasadas elecciones Bush barrió en esta ciudad. Por ese motivo, que el presidente haya perdido en St. Louis, aunque sea por poco, les ha dado pero que muy mal fario a sus asesores. Sobre todo contando con que aún queda el último y definitivo debate. Y ya se sabe que los ''managers'' de estos eventos son tan supersticiosos como los promotores de boxeo. Pero esta noche del miércoles al jueves, madrugada del 14, se libra el tercer y último encuentro en la Universidad de Tempe, Phoenix (Arizona) y cada cual habla de la Feria según quiere que le vaya. Aunque los expertos dicen que en el terreno de la economía que es el elegido para este enfrentamiento es donde peor lo tiene el presidente, tanto por el enorme déficit generado por las guerras victoriosas contra el Islam, como porque es la primera vez que se destruye empleo.

De todos modos, cada periódico hace su interpretación y su lectura, y las empresas de sondeos dan resultados crípticos que les permite acertar siempre. Una de ellas afirmaba ayer algo tan extravagante como que el presidente había descendido en la confrontación pero que su imágen había salido reforzada. ¡A ver quién me ata esa mosca por el rabo! Suceda lo que suceda, la compañía podrá decir: ''¿Ven como lo decíamos?''.

De cualquier manera, la Dinastía parece que está resuelta a todo para lograr la reelección del Delfín.

Ya verían ustedes en la única foto tomada por la espalda en el anterior debate, por cierto clandestinamente ya que se prohibieron las fotografías desde atrás -¡qué cosa más extraña!- que bajo la chaqueta de Bush se adivinaba una especie de cajita entre los homóplatos y que se notaban unos cables eléctricos que parecían buscar la bocamanga. No sé si vimos más de lo que había y si esa sospechosa instalación era lo que algunos han dicho. Pero desde luego no era una cosa normal.

El presidente llevaba también una suerte de minúsculo audífono casi invisible alojado en un oído. Con esos elementos, la sospecha, la intriga y la insidia son fáciles de hilvanar. Sus rivales aseguran que se trataba de un ingenio electrónico mediante el cual sus asesores le pasaban las respuestas -como se ha dado en algunas oposiciones con los amigos de los examinandos- y que esa fué la razón de que no se trastabillase, no pronunciase mal tal como suele, y no tuviese momentos en blanco. Ellos sabrán, pero cualquiera adivina qué habrán ideado para esta cita final, los astutos asesores/inventores de las papeletas mariposa y las tarjetas perforadas. El ingenioso Jeb es posible que tenga dispuestas lanzaderas de agujas hipodérmicas para disparar desde el auditorio del público narcóticos con que adormecer a John Kerry si la cosa flojéa.

Y si se pasaban de dosis, también sería efectista un ronquido de Kerry de bruces sobre su atril. ''Vaya ¿quién decía que los Bush nos poníamos ciegos de droga en casa de papá cuando íbamos a Camp Davís? Fíjense cómo se las gasta John. ¡El que esté libre de culpa que tire la primera piedra!''

Darío Vidal

13/10/04

 

       El Clan Bush, dispuesto a todo (13/10/2004 23:06)


Publicado: 12/10/2004


 

INCOMUNICACIÓN INTELECTUAL


El pasado domingo escribía Francisco Nieva un artículo de los que llenan de inquietud. Una de esas reflexiones que descubren los riesgos de la creciente aculturación y el peligro cierto de la paulatina progresión hacia la ignorancia.

Solo los inconscientes suponen vivir en el mejor de los mundos habidos, porque creen que el curso de la Historia es ascendente y no una montaña rusa. Ese optimismo evolucionista está basado en el deseo. Y el desconocimiento de la Historia nos impide utilizar los datos objetivos.

Sin embargo estamos penetrando en una zona de tinieblas. No es la vez primera. Lo singular en esta ocasión es que coincide con un periodo de bonanza económica y que afecta cabalmente al área de la llamada sociedad del bienestar.

El ilustre dramaturgo, además de sorprenderse de la voluntaria ignorancia de los ilustrados en aras de su especialidad, lo que resulta de por sí significativo, dice deprimirse al notar que lo perciben ''como a un dinosaurio literario'' pese a que ha perseguido siempre la claridad, porque se entiende la mitad de lo que dice y apenas por qué lo dice. Desaparecen las referencias culturales antes conocidas por todos, se estrecha el margen para la ironía, se pierde sensibilidad para lo poético y se ha reducido el léxico. ''Si escribiera mi teatro con las palabras y las referencias culturales que solo conocen los jóvenes, me quedaría sin recurso alguno, mudo de discurso''. Y añade con angustia que ''dentro de muy poco, sólo se va a entender menos de la mitad de lo que digo''.

Para alguien como Francisco Nieva cuyo estar en el mundo se cimenta en la expresión poética, la situación reviste un dramatismo inexpresable, ya que le reduce a la más profunda soledad. Porque no se trata de dar la espalda a nuevos modos, ser inflexible a la maneras novedosas ni insensible a la evolución de los medios expresivos. Es que no hay comunicación. Nos bastan unas muletillas que obvian los matices y unos pocos vocablos ajenas a la música del lenguaje.

Si el pensamiento es la palabra, podemos hacernos cargo de la gravedad de tal aprensión cuando manifiesta que ''(teme) cada vez más la muerte del pensamiento europeo''. Sobre todo si se conviene en que, por encima de todo, Europa es memoria y pensamiento, razón seguramente por la que inicia su exposición (Días sin memoria. La Razón. 10.10.04) tomando como premisa una aseveración de Massimo Cacciari según la cual ''una Europa sin memoria no tiene futuro'', que se relaciona pasmosamente con una cita del Dighanikaya que me gusta repetir: ''Los dioses se caen del cielo cuando les falla la memoria''. También Mircéa Elíade se refirió a la capacidad desestructuradora de la desmemoria para la cultura, cuando dijo que el olvido de la tradición equivale al sueño: ''una desorientación que lleva a la pérdida de sí mismos''.

En un viaje a ese desconcertante país darwiniano que es Ecuador, donde la Naturaleza se va haciendo y deshaciendo a cada instante, tuve ocasión de comprobar cómo la acción concertada de los políticos que deseaban un pueblo ignorante e iletrado para su lucro, había deshecho la labor intelectual culminada por Juan Montalvo en el primer tercio del XIX, después de tantos siglos de continuado esfuerzo. Han hecho falta más de ciento setenta años de desierto para que gente como Osvaldo Hurtado comience a empujar desde el analfabetismo y la nada. El espectro de Sísifo puede inquietarnos al menor descuido.

Darío Vidal

12/10/04

 

       Incomunicacion intelectual (12/10/2004 00:39)


Publicado: 11/10/2004


 

NEUTROS Y PLURALES


Cuando el plural abarca los dos géneros se expresa en masculino. Es una convención probablemente arbitraria como todas, que se instauró hace mil años en San Millán de la Cogolla cuando el español era solo castellano.

A la gente normal nunca le ha producido desazón porque las normas milenarias suelen inspirar respeto. Pero ciertas feministas supusieron que era una iniciativa perversa para humillar a las mujeres. De modo que los más sensibles como el señor Ibarreche alargan sus discursos para que no se sientan desdeñadas, haciéndolos muy intrincados y divertidos -¡divertidos no de burla, Dios nos libre, sino de diverger y dispersarse!-, de modo que han de decir: ''Los ciudadanos y ciudadanas deben estar dispuestos y dispuestas...'' Corriendo el riesgo de que algún provocador les acuse de machistas por anteponer el masculino al femenino y no decir ''las ciudadanas y ciudadanos deben estar dispuestas y dispuestos, etc''. Claro que eso podría producir una -improbable- reacción masculina.

Lo cierto es que con los géneros másculino, femenino, neutro, común, epiceno y ambiguo, nos hemos quedado cortos. Por ello tras prolijos estudios y consultas algunos sugieren que se establezcan el género conjunto y el género confuso.

De este modo, al referirse a todos los ciudadanos sin exclusión de sexos, en vez de utilizar el masculino como prescibe la Gramática española, podríamos utilizar la E que parece comprender a la O y la A. Y todos sabríamos que el hablante se refiere conjuntamente a hombres y mujeres.

Y lo mismo podría decirse de los homosexuales. El término ''homosexual'' define por igual al hombre y la mujer cuyas apetencias eróticas se orientan hacia individuos del mismo género. Ahora bien, las mujeres se denominan ''lesbianas'', ''sáficas'', o de modo más grosero ''tortilleras'' o ''bolleras'', y a los hombres se les llama ''sodomitas'', ''uranistas'', ''invertidos'', y ''gays'' recientemente, además de ''maricas'', ''maricones'', ''sarasas'' y de otros muchos modos.

Sin embargo, gramaticalmente les es imposible liberararse del sexo que detestan. El artículo importuno no deja de recordar su género y siguen siendo 'Los' maricas y 'Las' lesbianas, condenándoles a no dejar de ser hombres o mujeres.

Así es que, según el criterio de muchos de los sabios filólogos y lingüistas consultados, y la opinión de muchos afectados, se va a proponer a la Academia que acepte la I para formar el género confuso en número singular y plural, de tal manera que invertidos y lesbianas utilicen el artículo en I. Nada de 'El', 'Los', y 'La', 'Las'. A parir de ahora, 'Le', 'Les' y 'Li', 'Lis'. Y se acabaron las suspicacias y los traumas. La gama de artículos El, La y Lo, se completará con Le y Li. De momento no hay acomodo para la U pero todo se andará.

Así podremos decir sin que nadie se incomode que ''les ciudadanes están preocupades por la declaración de la renta'' y que ''lis lesbianis van a la playa a ver a las chicas en top-less'', o ''lis uranistis acuden al gimnasio para hacer lucha canaria con los chicos''. Y así nos entenderemos todos sin que nadie se sienta menospreciado o preterido.

Es posible que esta iniciativa les parezca a algunos una tontería, pero las estupideces solo se desenmascaran con otra estupidez.

Darío Vidal

11/10/04

 

       Neutros y plurales (11/10/2004 02:59)


Publicado: 10/10/2004


 

LA PIEL DE ZOUHIER


No sé si acierta o miente, ni sé si es bueno o malo, pero no quisiera estar en la piel de Rafá Zouhier, el confidente marroquí de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil que acaba de responder por escrito a unas preguntas formuladas por el diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo, ponente en la Comisión Parlamentaria del 11-M en el Congreso. Ha hecho desde marzo demasiados enemigos, nada desdeñables. Muchos querrían cerrarle la boca y él lo sabe. Por eso ha dicho que no quiere salir de la cárcel a cualquier precio porque está ''condenado a muerte''. Islamistas, traficantes de armas y de drogas, y tal vez algún miembro de la UCO al parecer vinculado a actividades poco transparentes, prefieren que no declare, de modo que hay analistas como Cristina López Schlichting que se interrogan sobre si habrá nacido otro GAL en el PSOE.

Pero no produce menos perplejidad que la fiscal Olga Sánchez haya solicitado al juez Juan del Olmo que no incorpore al sumario las declaraciones del imputado, al tiempo que Cándido Conde-Pumpido, fiscal general del Estado, insta al juez a que evite actos individuales que interfieran en el procedimiento judicial.

Bien es cierto que la Comisión desestimó la solicitud de que Zouhier declarara, tal vez porque su testimonio parecería irrelevante, pero si lo que revela en sus respuestas es de la gravedad que ha manifestado, los comisionados harán bien revisando su decisión. ''No está hecho el hombre para el sábado, sino el sábado para el hombre''.

Sé que a los juristas les sonará a blasfemia y bien que lo siento, pero supeditar lo sustancial a lo accidental me parece una corrupción de los principios. Y los abogados son muy proclives a esas disquisiciones formalistas y laberínticas que evocan las querellas de Bizancio. Aunque materia y forma sean elementos de la realidad, la forma es subsidiaria y adjetiva, y debe supeditarse a la materia, al fondo, que es lo esencial. Una garantía del acusado no debe volverse contra él, y únicamente un sofista puede atreverse a decir que la información requerida por Del Burgo a Zouhier puede atentar contra los derechos de éste. Quien atenta es el que le niega su derecho a declarar, y no quien atiende su justa demanda mil veces denegada.

Otra cosa es que demos por bueno todo lo que diga. Sus testimonios no tienen ni más ni menos valor que los de los restantes convocados, pero el Estado posée sobrados recursos para determinar la veracidad de una declaración, y potestad para abrir nuevas vías de investigación hasta esclarecer por completo la trama del 11 de marzo de 2004, que supuso un atentado múltiple como el que por esas fechas preparaban -es curioso- los etarras. De modo que los datos que aporta en su escrito el procesado podrá no tenerlas en cuenta la fiscalía, pero la fiscalía no podrá ya sustraerlas al conocimiento de los ciudadanos, que comienzan a intuír que alguien pretende ocultar algo.

Antes daba a conocer ''El Mundo'' una grabación de la policía italiana en que Rabei Osman,''Mohamed el Egipcio'', mostraba su júbilo por la derrota electoral de Aznar, y era inevitable traer al recuerdo la impaciencia de Jamal Zougam al salir del calabozo, por saber quién había ganado. Rara curiosidad para un liberado.

Así es que conviene que protejan a Zouhier ¡Y que declare!

Darío Vidal

10/10/04


 

       La piel de Zouhier (10/10/2004 01:08)


Publicado: 09/10/2004


 

KERRY-BUSH, SEGUNDO ASALTO


Son las 11 de la noche en España y faltan cuatro horas para que se inicie el segundo debate de los candidatos a la presidencia de los EE.UU. Y hay empate técnico. Si el señor Bush sale reelegido, aún que sea con las vergonzosas y turbias maniobras del hermano Jeb y sus muchachos, tendrán razón los islamistas si en el futuro culpan al pueblo americano de las agresiones de su ejército.

Hasta hace poco, fué cosa de un Gobierno que engañó a los ciudadanos con la amenaza imaginaria de un dictador desarmado al que presentaron como un peligro. Ahora el mismo Bush reconoce que los inspectores nunca le aseguraron la existencia de armas nucleares y biológicas aunque sigue insistiendo que el mundo es más seguro que antes de la guerra.

No lo dirá por los iraquíes que morían con Sadam y los que mueren ahora. Y no hablemos del reconocimiento de los ''marines'' por la seguridad que padecen desde que cayó el Dictador. Hasta Ronald Rumsfeld, el instigador de esta farsa sangrienta, se ha visto obligado a confesar que ''cuando se inició el ataque ya sabían que Sadam Husein no tenía armas de destrucción masiva''.

El presidente norteamericano, haciendo uso de su lógica atrabiliaria ha asegurado que precisamente ese dato justifica más la invasión porque está seguro de que si hubiera tenido posibilidades, se habría rearmado. Esta cínica conclusión apriorista es incomprobable, porque el presidente iraquí pudo haber optado como hizo al parecer, por una política contemporizadora como hizo Muhamar al Gadafi después de un correctivo menor. De cualquier modo no es dificil vaticinar, aun sin ser vidente ni adivino, que si no hubiese estado Bush en el ''despacho oval'' no se hubiese producido la guerra. Así es que el mundo sería más seguro, nos habríamos ahorrado el dolor y sangre, y desde la perspectiva del votante americano ahora vivirían muchos soldados que han muerto en Iraq.

Los mandatarios reconocen que mintieron. Y esa mentira fué la razón de la guerra. ¿Por que mintieron y que ganaron con la invasión? No se atreverán a reconocer que lo hicieron para incrementar la cuenta de resultados de las compañías petrolíferas de Bush y Rumsfeld, de los negocios de contratación de mercenarios armados y las empresas de catering de Cheney, que sirven las raciones de los soldados en campaña, y de las empresas de armamento deseosas de dar salida a los stocks de material obsoleto para impulsar la adquisición de nueva tecnología para matar con más eficacia, con fusiles láser y cascos de combate con ordenador incorporado.

Da gusto flamear la bandera de las barras y estrellas -o cualquier otra- si la brisa que la mueve tiene el sonido cantarin de las monedas y trae aleteando billetes de mil. Da gusto ser patriota cuando se cobra por serlo y se perciben comisiones. Pero debe ser difícil digerir que la mercancía es la sangre de los compatriotas. Y que se está desprestigiando y haciendo odioso al propio país.

Si EE.UU no está por completo corrompido, no es imaginable el triunfo de un político que ha mentido a su pueblo y al Congreso de la nación, que ha falseado datos para justificar sus negocios y que se ha servido de su poder político para su medro personal como ha hecho George W.Bush.

Dentro de unas horas se enfrentarán Bush y Kerry, y por una vez vale más que lo malo conocido, cualquier cosa por conocer. No será peor.

Darío Vidal

09/10/04


 

       Kerry-Bush, segundo asalto (09/10/2004 00:09)


Publicado: 08/10/2004


 

LOS ÚLTIMOS ESPAÑOLES


Qué disgusto se darán los ''abertzales'' cuando descubran que los vascos son los últimos españoles. El alcaloide de la españolidad. No es una provocación. Constituyen la última reserva de un pueblo impenetrable, arisco, desdeñoso con lo foráneo -acaso por ignorancia-, reñidor por diversión, ingenuamente idealista, altivo, orgulloso, independiente, terco en las ideas o la idea porque no suele tener más que una, cabal con su palabra, y receloso con los desconocidos hasta que se confía y les abre su casa.

Un disgusto como el que dieron los antropólogos al señor Arzállus, tan puntilloso siempre, cuando concluyeron que los vascos eran un vestigio fósil de los íberos, procedentes del África central, convirtiéndolos de este modo en los últimos especímenes autóctonos; en lo que queda de los españoles primigenios, puros y elementales que pueden rastrearse residualmente en los más aislados rincones de la Península salvo acaso en Andalucía, barrida de este a oeste por la brisa de dos mares.

Un día contemple cómo uno de esos ejemplares propinaba una tremenda palmada a un sorprendido viandante tomándolo por un conocido. ''¡Ay, perdone, que creía que era un amigo!'' El forastero tan efusivamente saludado se quedó desconcertado sopesando si era un error o una provocación, sin acertar a reaccionar, mientras el acompañante le increpaba: ''Pues no sé que habría hecho si hubiese sido su enemigo''. El tipo se le quedó mirando como un gallo: ''¿Si hubiese sido un enemigo?¡Nada!'' Y añadió con rencor: ''Yo a los enemigos no les saludo ¡Que se jodan!''

Era un ibero nervudo, enjuto, denegrido y narilargo, en cuyo rostro habían cavado su huella mil soles y bajo cuyas pobladas cejas brillaban unos ojos negros, menudos, agudos y cispeantes como de acero. Mas no parecía ser capaz de acabar con un semejante por la espalda como algunos descendientes, lo que parece confirmar que el tiempo no pasa en vano ni para los individuos ni para las especies, que evolucionan aún a su pesar, cambian aunque sea pausadamente, o se extinguen por degeneración endogámica. Así de extrañas son las cosas. Y así decáen las modas y los dogmas asentados.

Nuestros rudos antepasados, tan nobles, superiores y admirados, hijos tal vez de una raza insólita, que a nuestros vascones les hizo suponer descendientes poco menos que del sol, resultaban tener origen humano y provenir seguramente de las tórridas selvas africanas invadidas por el desierto que les fué expulsando hacia el norte. De modo que si no querían compartir ascendencia con el resto de los hispanos, galos y lusitanos por suponerlos inferiores, acababan por descender -que descendemos- de esas razas 'inferiores' que arriban ahora en pateras. Qué golpe para el honor. ¡Qué contarles a los niños ahora en las ''ikastolas''!

''Humano, demasiado humano''-, como se lamentaría Nietzsche.

Mas, como ''quien se humilla, será ensalzado'', ahora va a resultar que al que dabamos todos por genovés, aquel Cristóforus Columbus que aceptamos resignadamente como extranjero, podría revelarse como un Colom mallorquín o catalán de los de toda la vida al desentrañar su ADN. Con lo que don Cristóbal Palomo no seria ya un ''marinaio giudaico'' sino un ''chueta mallorquí''.

Mas no se alboroten los racistas: al fin, todos hijos de Dios.

Darío Vidal

08/10/04

 

       Los ultimos españoles (08/10/2004 02:12)


Publicado: 07/10/2004


 

EUROPA ASIÁTICA



Turquía se halla en trance de negociar su integración en Europa, después de que la Unión le haya impuesto modificar su Código Penal para que su legislación sea más respetuosa con los Derechos Humanos y pueda homologarse a las democracias occidentales. Turquía es un país cuya vocación europea se hizo patente antes de que se hablase de la primera Comunidad, cuando a principios del siglo XX, Mustafá Kemal ''Atatürk'' abolió el sultanato para instaurar una república de corte occidental e introdujo el alfabeto latino.

No siento ninguna prevención hacia Turquía por ser la frontera islámica del Islam, ni porque nos remita a Juan de Austria y a Lepanto. Lo que me inquieta no es que haya tenido que adecuar su economía, que es lo lógico, sino que haya tenido que cambiar también de atuendo y de talante para tener cabida entre nosotros.

La pregunta es si un país musulmán puede, pese a tener una constitución láica, asumir plenamente un comportamiento sinceramente democrático, porque, hasta el momento, la fidelidad a la ''sharia'' lo ha hecho incompatible.

Cabe preguntarse entonces si Turquía es Europa, si Turquía puede ser Europa, y finalmente qué es Europa. Y eso no porque la perversa, la rapaz, la imperialista, la explotadora Europa sea mejor que nadie, que no lo es, sino porque la concebimos como un ámbito cultural homologable, coincidente con un territorio que contiene -por eso es Continente- otros territorios afines vinculados por un denominador común. Eso sin desdeñar que un Continente, aunque parezca contradictorio, es una abstracción.

No vierto, pués, una opinión, sino que formulo una pregunta con sincera modestia. ¿Qué es Europa?

El brevísimo triángulo europeo de Turquía que linda con Grecia y con Bulgaria alargándose hasta alcanzar Constantrinopla, una de las ciudades más misteriosas y facinantes del mundo, no es menos ilustre ni europeo que el amplio territorio asiático de Anatolia, con topónimos tan unidos a nuestra memoria común como Misia, Frigia, Caria, Licia, Paflagonia o Capadocia, la mítica patria del Señor San Jorge patrón de la Corona de Aragón, Inglaterra y la vasta Rusia. Ni lo son más las islas desgajadas de su costa occidental porque políticamente sean griegas, sino porque han formado parte de nuestro origen como Lemnos, Samotracia la patria del filósofo Luciano y de la escultura de ''La Victoria'', Lesbos que ha dado nombre a un género de amor a traves de la poetisa Safo, y otras ínsulas fantásticas como Rodas, Chipre y Creta.

¿Son menos europeas esas tierras y ciudades que Atenas, El Milanesado, Venecia, Brabante, Coímbra, Baviera, Aragón o Salamanca? ¿Qué es Europa y en qué consiste ''lo europeo'' si prescindimos de sus topónimos aurorales?

Sin embargo convendría plantearse si realmente tienen algo en común con Europa y los europeos, su cultura y sus proyectos, las tribus que se extienden por las tierras montañosas de la Turquía oriental hasta Armenia, Siria, Irán, Iraq y Azerbaiyán reclamando como patria el fragmentado Kurdistán, en guerra desde que Ankara evitó que se constituyera en Estado independiente, contraviniendo el Tratado de Sèvres de 1920.

Sería penoso desandar tanto camino.

Darío Vidal

07/10/04

 

       Europa asiatica (07/10/2004 02:30)


Publicado: 06/10/2004


 

''NO CORRAÍS, QUE ES PEOR''


Tal vez ustedes recuerden aquel chiste enternecedor de los tiempos de Franco en que un grupo de manifestantes que había eludido a la policía por una bocacalle, se encontró de pronto a una columna de ''grises'' a la salida.

Los chicos prorrumpieron en gritos e insultos y las chicas en chillidos, pero todos corrían con todas sus fuerzas para ponerse a salvo de los porrazos, mientras se oía, cada vez más lejos, una voz que gritaba: ''¡No corraís que se enfadan mucho! ¡Hacedme caso! ¡No corraís que es peor!''

Era un pobre cojo rezagado, que saltaba como un grillo impulsándose con las muletas.

Bien, pués eso es lo que gritan los nacionalistas vascos cuando advierten que la acción coordinada del Estado está acabando con ETA. ''Dejaos de jueces y policía y dialogad con los terroristas, que, si se enfadan, es peor''.

Es lo que acaba de aconsejar el consejero vasco de Justicia, Empleo y Seguridad Joseba Azkarraga, al tener noticia de que habían sido detenidos el capo supremo de ETA ''Mikel Antza'' y la autora de catorce asesinatos, su dulce compañera Soledad Iparraguirre Genetxea alias ''Anboto'', en el apacible caseron la Maison de la Soubre, un idilico paisaje de Salis de Béarn, cerca de Bayona. Un excelente cobijo bucólico y nada sospechoso entre árboles frondosos, tierras de labor y un extenso maizal que ocultan debajo cinco zulos excavados en subterráneos comunicados, llenos de explosivos, munición y armas de guerra, entre ellas dos misiles soviéticos tierra-aire ya dispuestos para abatir aeronaves, además de los consabidos detonadores y las pistolas de rigor con que levantan la tapa de los sesos a los cristianos que discrepan de sus puntos de vista, y una galería de tiro subterránea para que se adiestren los matarifes.

''¡Dialogad con ETA, que sino es peor!'', recomienda Joseba Azkárraga en nombre de los nacionalistas ''democráticos'', que necesitan disfrazar la derrota de la ETA con una nogociación política dirigida por ellos, para rentabilizar lo que es mérito de la policía y de los jueces. No pueden admitir que el terrorismo deje de existir por el regular funcionamiento del Estado de Derecho, lo que quita todo valor a sus argumentos y demostrará que no es necesaria su presencia para garantizar la paz. Saben que cuando la sociedad descubra que carecen de poder, influencia y eficacia, se acabará el chantaje, se acabará la coartada, se acabará el voto del miedo, y se acabará para Ibarreche la capacidad negociadora.

Cuando los vascos recuperen la facultad de hablar, de tomar potes con quienes quieran, de discrepar y discutir, de pasear y apostar en el trinquete, de bromear sin temer las suspicacias y los malentendidos, de mostrar su caserío a los turistas sin que les llamen renegados o traidores, de ir a la universidad sin que nadie les insulte, y los forasteros no anden con miedo entre ellos, ni ellos salgan afuera con vergüenza, y el capital se mueva y haya inversiones nuevamente y luzca el sol o caiga el sirimiri con el sosiego de antes en sus verdes campas y sus anchas praderías, y sean libres de ir o no ir a la mezquita, y de arrancarse impunemente el ''burka'', los matones volverán a su cubíl y el nacionalismo recuperará su justa dimensión.

Habrá que decir al señor Azkárraga que solo se puede conversar con los iguales en plano de igualdad, pero que no se puede hablar con quien nos pretende asesinar.

Darío Vidal

06/10/04

 

       No corrais que es peor (06/10/2004 16:49)


Publicado: 05/10/2004


 

EPIDURAL



Tiene uno de los parques automovilísticos más numerosos en relación con la población, aunque la mayor parte de sus carreteras son comarcales; posée una renta per cápita alta, no hay desempleo, el nivel de escolarización es pleno y la calidad de vida una de las mejores de España según las estadísticas, pero la gestión de la Administración central antes y de la autonómica después ha sido tan ineficaz que no llega a aumentar la población, las empresas que probaron a establecerse han tenido que huír, muchos profesionales liberales escapan por el acoso de Hacienda, su Jefatura de Tráfico es la que más sanciona y más carnets retira de España según datos de la propia Institución, hasta conseguir que los turistas soslayen sus carreteras.

Pero, a cambio, es un territorio que goza de otros beneficios. Por ejemplo, se han amortizado las plazas de médico rural y los centros de salud de la mayoría de las poblaciones, se han levantado vías férreas, cerrado estaciones, y suprimido las paradas donde aún existen, ''para ganar velocidad'' y rentabilizar las líneas. Y las carreteras son poco más de lo que dejó la Dictadura de Primo de Rivera.

Pero tal vez lo que dé más clara idea del abandono en que se encuentra esa tierra es que las mujeres que pueden, eligen alumbrar en otros sitios para no tener que soportar el dolor agarrándose a los barrotes de la cama como en la Edad Media, porque salvo en la capital de la provincia, en los restantes hospitales de la zona no se aplica anesteria epidural.

Esa tierra lejana e inconcebible, algunos de cuyos habitantes se niegan a abandonar, acaba de congregar a cincuenta mil manifestantes, que es más de la tercera parte de su población, para proclamar a grito herido que ''Teruel existe''.

Hace poco más de un año, el 4 de abril de 2003, José Luis Rodriguez Zapatero ''El Prometedor'' aseguró que iba a terminar con tanta discriminación si ganaba las elecciones y que haría pasar la línea del AVE Madrid-Valencia por Teruel. Y el fiable señor Zapatero -''un pasito p'alante / y otro p'atrás''- ganó las elecciones. Pero ''no es lo mismo predicar que dar trigo''. Sobre todo mientras los burlados no pidan cuentas a los que les mienten.

Le contaron entonces que solo eran españoles a la hora de pagar. Pero que carecían de los servicios básicos, como comunicaciones, enseñanza y sanidad, que obtienen otros ciudadanos sin necesidad de demandarlos ni mendigar como si se tratasen de una gracia y no de un derecho. Y Zapatero aseguró que tenían razón. Tenían razón en que había que acometer las obras comprometidas en el Pacto del Agua; en que había que incluir el territorio en el Objetivo Uno de los Fondos Estructurales de la Unión Europea o recibir una compensación a través del Fondo Especial de Teruel.

Pero en los Presupuestos Generales del Estado, las partidas consignadas a Aragón este año se han minorado en aproximadamente un veinticinco por ciento y a Teruel practicamente se le margina.

¿Es que en este país hay que pedir la independencia para ser atendido? ¿O acaso el único lenguaje inteligible es el de las barricadas y las bolas de acero?

Debe ser así, porque solo así se explica que, en una sociedad avanzada, Sanidad condene a un grupo de mujeres a parir con dolor, como al ganado.


Darío Vidal

05/10/04




 

       Epidural (05/10/2004 13:43)


Publicado: 04/10/2004


 

PARAR A ARIEL SHARÓN


No voy a ser políticamente correcto. Tampoco lo pretendo. Tampoco deseo estar contra nadie sino al lado de los más desvalidos; junto a los que son menos culpables. Aunque ni la vida ni la política sean precisamente la patria de los Justos.

Me parece un debate estéril plantearse si los buenos son los palestinos o los judíos en el confin oriental del Mediterráneo. Aunque el más culpable en un conflicto suele ser siempre el que más poder tiene. Y el que ocupa, agrede, invade y coloniza es más culpable que el que ha sido sorprendido en su casa cavando la tierra. Dicho ésto, no hay muertos de primera ni de segunda: jamás un hombre está legitimado para matar a un semejante. Pero visto desde un óptica humana y pecadora, el que se defiende tiene argumentos éticos que no puede exhibir el que pretende sojuzgar, menos aún si el atacante tiene voceros en todo el mundo y posee propagandistas, recursos económicos, poder político, crédito internacional, vitola de demócrata, y armás más poderosas, mientras que el atacado no tiene más que un embrión de Estado, carece de poder económico, prestigio social, estructuras políticas, ejército, armamento ni apoyo incluso de sus paises hermanos.

Son intrínsecamente condenables todos los terrorismos por el daño físico y moral que provocan y por el sustrato abyecto del que brotan, pero no es lo mismo atentar desesperadamente contra un enemigo que te invade al precio de la propia vida, quemándola a cambio de aniquilar la ajena, en una diabólica liturgia del Odio, a que un éjercito organizado, disciplinado y jerarquizado dispare friamente un misil desde un sofisticado helicóptero de combate, sin riesgo alguno, para perpetrar uno de esos, al parecer asépticos, ''asesinatos selectivos'' como si tal adjetivo restase atrocidad al asesinato y como si todos los asesinatos no lo fueran.

Yassir Arafat no está ''en Belén con los pastores'' por supuesto, pero no tiene una biografía más sanguinaria ni más sucia que Ariel Sharón, quien dió origen a esta última Intifada con la provocación del paseo por la Explanada de las Mezquitas el día de oración. Solo que mientras éste alza Muros de la Ignominia y se cisca en todas las condenas de la ONU con el apoyo de Estados Unidos que detrae de sus presupuestos 3000 millones anuales para ayudarle, aquél pide ayuda a la comunidad internacional para detener el genocidio de su pueblo.

Nada de lo dicho constituye una novedad, y tampoco la imagen atroz de un carro de combate enfrentándose a un grupo de chiquillos desharrapados que le lanzan piedras, convertido en el emblema de este desigual conficto.

Pero es pertinente alzar la voz hoy porque Ariel Sharón acaba de anunciar que la ofensiva iniciada en Gaza, denominada con acento levítico, piadoso, hipócrita y pazguato, ''Dias de Penitecia'', va a ser indefinida.

Y esta situación no puede continuar. Ni un día más. Por respeto a las leyes, por decencia, por humanidad, por decoro, por compasión, hay que parar a Ariel Sharón. A toda costa. Porque esa determinación constituye un crimen y quien lo consiente es también un criminal. Hay que acabar con esa situación por respeto a nosotros mismos. Detener a los instigadores, juzgarlos e imponer el sosiego.

No vale escudarse en las instituciones internacionales. Si ellas no lo hacen, cada país debe denunciar ese genocidio. Como ha sucedido en Kyoto.

No podemos vivir de espaldas a nuestras convicciones.

Darío Vidal

04/10/04

 

       Parar a Ariel Sharon (04/10/2004 21:08)


Publicado: 03/10/2004


 

UNA JUVENTUD INVÁLIDA


Alguien dijo que los hijos hablan de los padres. No se trata de que los elogien o los denosten, no. Quiere decir que los hijos explican a sus padres; nos cuentan como han sido o como son. De modo que la holgazanería cobarde de nuestros hijos, su carencia de propósitos, su falta de ideales, su rechazo a la disciplina y la constancia, y su miedo al esfuerzo, nos señalan a nosotros. Ellos no son culpables de que los valores que les hemos inculcado -o los disvalores que les hemos transmitido- hayan hecho de ellos una juventud inválida.

Toda la vida, de la cuna a la tumba, es una enseñanza. Pero en la sociedad de la abundancia no permitimos que los muchachos tengan contacto con la vida. Nos aplicamos aquel proverbio bufo que aconseja que ''si el alcohol perjudica a tus negocios, dejes los negocios''. Aplicamos a nuestros chicos la tolerancia fácil del mal amigo y halagamos su humana tendencia a no esforzarse, defendiéndole de sus profesores, de sus obligaciones, del duro aprendizaje de la experiencia y de la amargura de los fracasos. Hemos suprimido incluso aquella ''mili'' odiada, pero igualadora y absolutamente democrática, en que eran idénticos de puertas adentro, el hijo de papá y el hijo del obrero. Por eso ahora, inhabituados a la contrariedad, son incapaces de sobreponerse al menor contratiempo.

Todos los adultos recordamos las exigencias del matón del curso que nos exigía cromos y tebeos o nos empujaba al salir de clase o se reía de nosotros, y que nos obligó a vencerle a bofetadas o esgrimiendo el ingenio y caricaturizando sus hazañas y haciendo que la risa cambiase de bando. También sufrimos los rigores del ''mobing'' en la pandilla cuando estrenamos un juguete o un jersey demasiado bonito, y hubimos de diseñar estrategias de acercamiento a otro grupo, o ensayar una política para fraccionar el núcleo duro de nuestros opositores.

Esas cosas entraban en el terreno de lo normal, como era habitual que si ibas solo por la ciudad y te cruzabas con una pandilla, conocida o desconocida, te acosasen, te rodeasen, te zarandeasen y, si no eras más agil, te propinasen algún mojicón. Lo lógico. En adelante, si no habías sabido hacerte respetar en aquel momento, era cuestión de hallar una ocasión para que en adelante te temieran. Nada extraño. Nada anormal, aunque en ocasiones resulte duro. Es lo mismo que sucede en el mundo de los adultos. Formaba parte del aprendizaje. Pero ahora los padres denuncian los hechos en el juzgado de guardia. Y esa actitud blanda ante la vida están comenzando a pagarla ya nuestros muchachos.

Pienso en ese pobre adolescente que se ha quitado la vida tirándose desde las murallas de la ciudad al salir del Instituto. Pienso con amargura en esos catorce años rebeldes y floridos que yo también cumplí, y lloro en él por mí. Y por nosotros. Así que no voy a ser crítico con sus padres y menos aún con él.

Pero no tenemos derecho a criminalizar a sus compañeros, según pienso. Ellos cumplían sin saberlo la tarea educativa del grupo, que estimula a su manera a quienes se quedan rezagados. No lo hicieron con tacto. Son muchachos. Pero no deben ser considerados culpables de su muerte. Ahora querrían morirse ellos. Algo había previamente en su cabeza para que no pudiera metabolizar un desdén. Alguna culpa tendremos los padres sobreprotectores por esa indefensión ante la contrariedad que nosotros resolvíamos con un guantazo.


Darío Vidal

03/10/04

 

       Una juventud invalida (03/10/2004 11:08)


Publicado: 02/10/2004


 

ASILO POLÍTICO DE AZNAR


No suelen interesarme los congresos de los partidos, que son una suerte de coladas ideológicas en que se tiende la ropa interior, porque lo que importa a mi juicio es lo que hacen y no lo que dicen.

Pero la intervención de Rodrigo Rato en el del PP desde Washington por videoconferencia, merece tenerse en cuenta (''Mariano, no hay que mirar atrás'') sobre todo después de que José María Aznar haya pedido asilo político en los Estados Unidos, cerrándose el futuro en su país.

No soy yo quién, para dar consejos al que ha gobernado este país durante ocho años ejemplarmente en algunos aspectos, tarea compleja para la que no se siente capaz éste humilde servidor de ustedes, aunque tal vez no hubiese asumido con tal entusiasmo personal la alianza con el presidente estadounidense, entonces acaso inevitable. Pero la súbita impaciencia, la nostalgia del Poder, y el secreto arrepentimiento por no haberse presentado a las últimas elecciones -sentimiento que nunca reconocerá ni bajo tormento-, le han alejado para siempre de la gobernación de España. Dificilmente su partido va a recurrir, en el futuro, al que acaba de ser nombrado copresidente del ''Committee on the Present Danger'' de los Estados Unidos. No porque alguien tenga nada contra un Comité del Peligro Presente, sino porque una institución de nombre tan poco comprometido, tan ambiguo y tan ''light'' que elude incluso la preposición ''contra'' para no alarmar, sería sospechosa aunque no estuviese dirigida por James Woolsey, inspirador de la invasión de Iraq, ni fuera auspiciada por la colonia judía cuyo vocal Norman Podhoretz ha declarado esta misma semana que ''arrasar Nayaf es la primera condición para resolver el problema de Oriente'', del mismo modo que hay que apoyar a Sharon para acabar con Palestina. Dar tales noticias mientras se celebra el Congreso Popular, es poco beneficioso para los conservadores.

Cómo debe orientar su estrategia el PP es cosa que solo atañe al PP, pero la advertencia de que no hay que mirar hacia atrás, parece pertinente si quiere tener alguna opción en el futuro. Los dos presidentes honorarios, los dos hombres fuertes del partido, los dos símbolos emblemáticos de la derecha moderada, son ya un lastre. Y no es posible intentar mantenerse a flote llevando a Fraga y Aznar a bordo, que son dos salvavidas de plomo.

Para empezar, alguien debería preguntarse si es conveniente que el nuevo presidente honorario de uno de los dos partidos más importantes de España sea copresidente -que no es nada realmente pero significa mucho, que no tiene poder pero compromete mucho, que no representa nada pero obliga a mucho-, del novísimo ''Committee on the Present Danger'' estadounidense. Un organismo promovido para combatir el terrorismo islamista en esta IV Guerra Mundial en que nos hallamos -la tercera según ellos fué la Guerra Fría- mediante los sutiles e inteligentes procedimientos armamentistas que actualmente utilizan, según cabe imaginar, y ''cuyas posiciones no tendrán que ser necesariamente idénticas a las que proponemos en los EE.UU, siempre que no sean contradictorias''.

Que el PP se vincule a un gobierno extranjero, mediando además una organización tan contraria a los intereses de España y al decoro internacional -aunque sea sólo a traves de su presidente honorario-, puede resultar demoledor para la formación. De modo que el señor Rajoy sabrá lo que tiene que hacer si no quiere que el PP iguale las cotas de Izquierda Unida.

Darío Vidal

02/10/04

 

       Asilo politico de Aznar (02/10/2004 19:04)


 

GAYS AL PODER


No recuerdo haber tenido amigas lesbianas, pero sí amigos homosexuales solos o en pareja. Suelen ser personas cultas, amables, delicadas, inteligentes y sensibles, cuya conversación es un regalo de sutileza y de finura. De modo que nada tengo contra ellos. Muy al contrario.

Sin embargo recelo de quienes alardean de su opción sexual como esos matamujeres irresistibles que observan de reojo el efecto que producen en la concurrencia, las ''sex-symbol'' que se exhiben seguras de quitar el sueño a los varones, o el ''finocchio'' picaflor que aletea las manos y se contonea como para hacer proselitismo. Pero son peores los que hacen de sus preferencias eróticas un sindicato o un grito reivindicativo como nuevos ''Panteras Negras'', acotan barrios, y reservan establecimientos en los que se veda el acceso tácitamente, sin ocultar el rencor a los incircuncisos que los profanan entrando inadvertidamente.

Resueltos los obstáculos de sucesiones, herencias y pensiones, lo que es absolutamente justo, y la capacidad de adoptar niños, pienso que la normalidad se sustenta no en proclamar ni ocultar que se es abogado, militar, ingeniero, actor, sexador de pollos o periodista, o en si le gustan a uno -o una- las chicas rubias o los congéneres de ojos negros. Todo lo demás es folklorismo. Cuando las personas se asocian para dar testimonio de una aspiración altruísta, no suelen dedicarse a la aspiración altruísta sino a la promoción de sí mismas.

Hace ya muchos años, empecé a ocuparme del medio ambiente y algunos me tuvieron por un catastrofista, un hipocondríaco, un aprensivo, un neurótico o un chiflado. Había división de opiniones. Luego comenzaron a hacerlo con alguna ventaja los países nórdicos y se publicaron las primeras cifras oficiales. Tiempo después, un oportunista creó la asociación de escritores ecologistas y tuvo la amabilidad de sugerirme ingresar, pero decliné argumentando que no era ecologista y que me había ocupado de la deforestación y los contaminantes porque nadie lo hacía, pero que si alguien comprendía ya que eran un peligro, yo no era ya preciso. Pero ellos pronto lucharon con más entusiasmo por conquistar la tesorería y la presidencia que por defender la limpieza de la atmósfera.

Temo que suceda lo mismo con esos ''colectivos'' altruístas, vociferantes, vindicativos y subvencionados, a los que por cierto no pertenece ninguno de mis amigos homosexuales, y en los que han de estar más atentos a los codazos en el hígado que a los programas reivindicativos, porque se rumorea que el partido en el Gobierno puede estar estudiando la posibilidad de ir incorporando al Ejecutivo una cuota proporcional de homosexuales y lesbianas en coherencia con su disposición actual de repartir las carteras ''fifty-fifty'' entre hombres y mujeres, que no reflejan con propiedad el espectro social.

Aunque existe la opinión de que tal vez sería razonable constituír un Gobierno más plural y representativo, reservando cuotas para agnósticos, ateos y creyentes, y dentro de ellos para católicos, protestantes, anglicanos, ortodoxos, judíos, musulmanes, budistas, sintoístas, taoístas, brahmanes y otras confesiones. Lo juzgo un planteamiento intelectual más razonable, enriquecedor y sutil que el regido por las secreciones endocrinas y el impulso puramente hormonal y primario de los sexos y las preferencias genitales. Pero es posible que esté en un error. Como casi siempre.

Darío Vidal

02/09/04

 

       Gays al poder (02/10/2004 14:17)


Publicado: 01/10/2004


 

AVANZANDO HACIA ATRÁS


Siguiendo aunque sea someramente la campaña a las presidenciales de los Estados Unidos se llega a la conclusión demoledora de que el denodado esfuerzo de sus dirigentes para frivolizar a los estadounidenses y narcotizar a la sociedad privándola de instrucción verdadera y de cultura, hasta conseguir que muchos no sitúen en el mapa los estados de la Unión, está dando resultados.

La población complacida lo ignora casi todo, hasta las buenas maneras. Y lo que es peor aún, alardea de su ignorancia e identifica a la gente instruida y refinada, a la gente curiosa, a la gente cultivada, con la estupidez, la ineptitud y el afeminamiento. Yo pienso que los llevan cada generación a una guerra para que aprendan Geografía. Pero eso es avanzar hacia atrás.

Sin embargo lo peor de la falta de datos no radica en la ignorancia misma, sino en lo que supone de escasez de referencias, claves y recursos, para que cada cual tenga su criterio y se forme una opinión.

La anestesia intelectual, el bombardeo televisivo de violencia vicaria, los entretenidos espacios deportivos, la machacona información política objetiva líbremente manipulada y difundida con marchamo de credibilidad democrática, y la publicidad incitadora del consumo compulsivo, son los sistemas inspirados en Aldoux Huxley para impedir un momento de reflexión, así es que todo lo que no sea frenético movimiento constante se considera una pérdida de tiempo.

Por eso las campañas electorales son, cada vez más, un disparate porque no apelan al corazón o la razón, sino a la impresión.

No crean que les preocupa la complejidad del momento. No piensen que se plantéan la situación como un reto intelectual, como una partida de ajedrez que únicamente se puede ganar o conducir con inteligencia, ingenio, reflexión y la cultura imprescindible para no cometer enojosas meteduras de pata como palmearle la espalda a un afgano. O preguntar por ''su madre'' a un jalisqueño aunque no cargue revólver, o acercarle un platito durante el aperitivo a una dama argentina para que deje allí las ''conchas'', porque, según cómo, pueden malograr una negociación. Aunque todo eso son bobadas; ''manías de europeo''.

Comenta Carlos Fresneda desolado que en esta recta final lo más valorado es ''quién es más macho'', así, dicho en español. Porque las ''jays'', como diría mi admirado Paco Umbral, no valoran ya al compañero comprensivo que lava los platos, sino al tío que lleva bien puestos los pantalones e inspira confianza ante las velaidades del enemigo. Así están las cosas sin exagerar un ápice. Y ahí tienen a Bush y a Kerry, como antes nosotros en el Instituto, marcando ante las chicas como primates adolescentes que se golpean el pecho dando aullidos.

No vamos, como alguno dice, a la Edad Media. No la difamen, por favor.

Es el Eterno Retorno, digan lo que digan las feministas. Pero he aquí que seremos dirigidos sin comerlo ni beberlo por uno u otro, aunque sólo ellos elijan. Puede ganar el que da la imagen dura del rudo vaquero tejano que nunca ha sido -pués incluso huyó patrióticamente de la Guerra-, o el que pilotó helicópteros en Vietnam, monta en ''Harley Davidson'' y ha tenido la ventura estrepitosamente celebrada de abatir dos faisanes de dos disparos durante su campaña en Iowa.

Eligen siguiendo ese criterio al que puede hacer la guerra y firmar la paz.

Qué inmadurez ¿Ustedes créen que es serio? ¡Da risa de puro miedo!

Darío Vidal

01/10/04

 

       Avanzando hacia atras (01/10/2004 23:31)


 

PASADO DE FRENADA


Como suele sucederle con frecuencia, el señor Zapatero se ha pasado de frenada. Acaba de decir que va a promulgar una ley para penalizar a las empresas que, a igual trabajo, paguen a las mujeres menos que a los hombres. Y eso está muy bien porque es de elemental justicia. Resulta vergonzoso que siga dándose una situación semejante a estas alturas -o a cualesquiera otras- y no haya habido gobierno que le haya puesto el cascabel al gato. Ahora, a ver si es verdad.

Pero he aquí que, complacido de antemano por el efecto de tal medida en el ''women power'' y el mujerío en general, se ha liado la manta a la cabeza y terminado metiéndose en las alcobas como hacía la Santa Madre Iglesia.

Si de algo debe huír un político como del diablo es de lo excesivo y la desmesura. Pero este zapatero prodigioso, enardecido con el griterío como un pújil sonado, ha seguido adelante y ha hecho un brindis al sol. ''Y no sólo eso -ha dicho como los charlatanes de feria-, sino que ascenderán de categoría laboral en las empresas el mismo número de mujeres que de hombres, como he hecho en el Gobierno. ¿Que un empleado merece incorporarse al staff por su buena gestión, su eficacia o su imaginación creativa? ¡Pués arriba con él! Pero eso sí, al lado de una mujer, aunque sea la propia''. ''¡Bravo!'', se oía en el tendido. ''Nosotros vamos a hacer realidad la aspiración de aquel gran estadista que fué Felipe Gonzalez, al que rezo todas las noches''.

Una explosión de vítores y aplausos ahogó sus últimas palabras, mientras dirigía complacido una chispeante mirada de gato montés adolescente que acaba de arramblar una ristra de chorizos. ''Vamos a hacer realidad -prosiguió- su aspiración igualitaria de dar dos por el precio de uno...¡O uno por el precio de dos! ¡Bueno, como sea, que a veces me lío!''

Ahí fué el delirio. ''¡To-re-ro, to-re-ro...!'', le aclamaba la multitud y el multitud, enardecido y enardecida. Sonsoles le dió un achuchón. ''Y también..... y también.... -dejó que se apaciguaran los ánimos y las ánimas- y también, digo, regularemos mediante una norma 'ad hoc' -'¡kikirikí!', gritó un exaltado- digo que regularemos el reparto igualitario del tiempo libre''. Y fué el disloque. Los que tuvieron la fortuna de estár presentes hablan y no acaban. ''Eso es igualdad: cuando uno va al water, hala, todos a mear''. ''Y todos al bocata''. ''Y todos al cine''. ''¡Joder, con lo que mean las mujeres, me pido con las mujeres!''

Fué como ir a Lourdes o al Vaticano. Y eran de ver el entusiasmo, el júbilo y las lágrimas de una colectividad en comunión y entregada.

Cuando comenzaba a restituírse la calma, el lider concluyo: ''Y estamos trabajando hace tiempo en la redacción de la Ley de Obligatoriedad en las Tareas Domésticas''. ''¡Viva España!'', gritó alguien. ''¡Queremos un hijo tuyo!'', se oyo en varios lugares. ''¡Con dos cojones!'', apostilló un partidario. Fué imposible continuar y salió escoltado para defenderse del delirio de sus ''fans''.

Alguien comentaba que entra dentro de lo posible que se reglamente el número máximo y mínimo de encuentros semanales, las posturas aconsejables, las no permitidas, la penalización por falta de entusiasmo y las multas por exceso de celo o sea por recelo.

Queremos vivir y morir con Zapatero.

Darío Vidal

NOTA: SALVO LOS ALIÑOS DEL CASO, TODOS LOS DATOS SON FIDEDIGNOS.


01/10/04

 

       Pasado de frenada (01/10/2004 17:26)